México busca crear una ‘arquitectura para la vida’ tras los sismos de septiembre

Después de los terremotos del 7 y el 19 de Septiembre en el sur y centro de México, un creciente movimiento de construcción natural – conocido como “bioconstrucción” o “bioarquitectura”  – está aprovechando la oportunidad para reconstruir con una arquitectura que promueve la resiliencia a largo plazo, así como el bienestar humano, ambiental y social. Este artículo es parte de una serie sobre algunas de esas iniciativas. 

En los días después del terremoto que derrumbó la realidad para millones de personas en el centro de MéxicoHuerto Roma Verde, el jardín comunitario en el corazón de una de las zonas más afectadas de la Ciudad de México, fue transformado. Con la ayuda de más de 5,000 voluntarios, se convirtió en un albergue, cocina comunitaria, centro de distribución y más, organizado por civiles.

En el fermento que surgió en la respuesta al desastre, una visión evolucionó de una sociedad sustentable levantándose de los escombros. Para el tercer día, recuerda Arnold Ricalde de Cuatro al Cubo, una red de organizaciones ambientales, las necesidades inmediatas estaban siendo cubiertas y era tiempo de planear una reconstrucción sustentable.

Bio-Reconstruye México,” se llama una iniciativa de reconstrucción basada en la palabra para las técnicas de construcción natural – bioconstrucción, una arquitectura para la vida.

En un tiempo donde el gobierno está firmando contratos con grandes empresas para demoler en masa y construir casas de cemento estandarizadas, este movimiento está aprovechando la oportunidad de reconstruir bajo un modelo diferente – uno basado en el bambú, la tierra, la madera y principios de diseño ecológico que han sido utilizados en ecoaldeas alrededor del mundo. En vez de retirar los escombros inmediatamente, se está teniendo el cuidado de reutilizar los materiales hasta donde sea posible. Y en lugar de imponer un plan de desarrollo genérico, trabajan con la comunidad para reconstruir juntos de una manera congruente con la cultura local, la historia y los valores.

Acmed de los Santos de CASA (Consejo de Asentamientos Sustentables de América) lanzó una convocatoria a través de Facebook por parte del grupo, invitando a arquitectos, ingenieros, voluntarios, a cualquiera que tenga el interés de poner esa visión a trabajar en las secuelas del desastre.

En las primeras cinco horas, 80 personas respondieron. “Creció muy rápido, y me di cuenta de que necesitábamos estar organizados,” dijo Santos, cuya organización en Hidalgo, OmniUnity AC, promueve modelos de desarrollo regenerativos y ancestrales. Ellos crearon una planilla en Google donde la gente podía suscribir sus habilidades y disponibilidad. Un mes después de la primera publicación en Facebook, más de 650 entusiastas de la bioconstrucción se habían unido a la red, desde arquitectos y constructores naturales hasta diseñadores, mercadólogos, activistas y otros que deseaban apoyar el movimiento.

Esto además de los más de 5,000 voluntarios que se habían inscrito en Huerto Roma Verde, y toda una cadena de grupos ambientales que forman Cuatro al Cubo y CASA.

“Esta es una oportunidad de reconstruir de una manera que sea más inteligente, más eficiente, más resistente, más incluyente y más ambientalista,” dijo Santos. “Para muchos arquitectos, ingenieros y gente que capacita en diferentes técnicas para crear energía sustentable, captación de agua de lluvia y diseños ecológicos – es el momento de reunir estos esfuerzos.”

Miembros de esta red han respondido en cerca de 40 comunidades en los cinco estados más afectados y en la Ciudad de México con visitas de campo, talleres y otras intervenciones. Tienen equipos en 12 diferentes comunidades, donde han estado trabajando con los pobladores y brigadas ciudadanas para atender necesidades inmediatas – como albergues de emergencia, filtros de agua y baños composteros – y ahora se encuentran preparándose para una fase a largo plazo.

“No sólo estamos hablando de construir muros – estamos hablando de construir comunidades sustentables,” enfatiza Santos. Se trata de reconstruir el tejido social de las comunidades que ya estaba debilitada por los factores social y económico, y que fueron fuertemente traumatizadas por el terremoto y luego, al quedarse sin hogar.

“La idea es llegar con una brigada multidisciplinaria de trabajadores de la salud, arquitectos, constructores, permacultores, psicólogos… y trabajar con la comunidad en los aspectos menos visibles, también,” dice Santos. “Escuchamos, observamos, coexistimos, sonreímos, abrazamos, hacemos un análisis estructural sobre el potencial de la comunidad. Tenemos la oportunidad de crear resiliencia.”

Para Ricalde, el punto es canalizar la energía de la respuesta a la emergencia en una red permanente trabajando a favor del desarrollo sustentable. Todavía se requieren voluntarios y recursos por qué solo se han reconstruido el 5% de los hogares, dice. El grupo lanzó una campaña de crowdfunding y está acercando a fundaciones nacionales e internacionales.

“Esta es la visión: unir las diferentes redes que tienen una visión de comunidades sustentables, una visión de ecotecnias, de integración social, de salud alternativa, “ dice Ricalde. “Y entre más recursos tengamos, más podremos hacer.”

Uno de los primeros lugares donde BioReconstruye México ha intervenido es la aldea campesina de San José El Platanar, que fue casi destruida, dejando a veintenas de personas sin hogar. El pueblo es tan remoto que no tiene señal de teléfono, Internet ni servicio de autobuses. Desde el terremoto, el gobierno sólo ha llegado para hacer censos.

El bioconstructor Rubén Coxca, originario del norte de Puebla, logró conseguir una considerable donación de bambú de la Unión de Granjeros de esa zona. Junto con el arquitecto Elías Cattan de Taller 13, Luisa Correa de Bambuterra y el ingeniero Julio César Constantino, puso manos a la obra y empezó a trabajar con un equipo de voluntarios y habitantes locales para construir refugio para alrededor de 15 personas.

El diseño con forma de “A” con un tapanco como dormitorio fue un éxito inmediato con los pobladores locales, dijo Coxca. El Platanar nunca había visto un edificio de dos plantas, o una casa con tapanco.

“Todo el mundo quería una – incluso gente de aldeas vecinas,’” dijo Coxca.

Trabajar con el bambú fue una novedad, también, y los residentes quedaron sorprendidos con su flexibilidad y fuerza. El bambú tiene muchas ventajas, explica Coxca; demora 4-6 años al llegar a un tamaño adecuado para construcción, comparado a 25-50 años por un árbol. Es más resistente que la madera y más fuerte que el acero.

Además, el bambú tiene unas propiedades muy especiales, dice Coxca. “Es muy amable trabajar con esta planta; es hermosa y transmite un espíritu muy bonita. Para mí es muy poética.”

Ahora que todos en el pueblo tienen un lugar temporal para vivir, Coxca trabaja con el equipo de BioReconstruye México para llevar a cabo los sueños de la comunidad. Una meta es construir un centro comunitario, que incorporará ecotecnias como baños composteros y tratamiento de aguas grises. Una señal de Internet y computadoras parece estar al alcance, dice Coxca, ya que están en pláticas con donantes. Coxca espera reunir suficientes fondos para contratar hasta ocho de los jóvenes más hábiles.

El tercer y quizá más importante objetivo es salvar el río que fluye a través de El Platanar. A diferencia de la mayoría de los ríos en México, éste está aún limpio y lleno de peces. Mantenerlo así podría ser todo un reto con todos los trabajos de construcción que se llevarán a cabo – especialmente en el caso de una compañía de construcción de Monterrey que tiene planes de donar 15 casas construidas de la manera convencional, con cemento y acero. “Estamos buscando diferentes maneras en que esto puede ser hecho, por ejemplo instalando biodigestores”, dijo. “Esperamos llegar a un acuerdo donde tenemos una reconstrucción a partir del respeto del agua.”

Además del proyecto en El Platanar, Bio-Reconstruye México está armando un ambicioso plan para construir un centro comunitario y viviendas sustentables en tres comunidades más: San Gregorio en Xochimilco; Ocuilán, Estado de México; y Hueyápan, Morelos.

El permacultor y diseñador de ecoaldeas Odín Ruz de Organi-K enfatizó en la necesidad de preservar la identidad cultural. Por ejemplo, muchas casas en México tienen una cocina al aire libre; si eso es lo que la familia prefiere, la cocina en la nueva casa debe mantenerse afuera.

Lo que está sucediendo, dice Ruz, es que la gente es obligada a tomar lo que el gobierno les quiera dar. Muchos de ellos terminarán mirando atrás y dirán “Oh, después tuvimos que vivir en esa horrible casita gris construida por el gobierno donde siempre me enfermo, con la cocina adentro, y nunca me gustó eso.”

Bio-Reconstruye México quiere ayudar a las comunidades a utilizar el terremoto como catalizador para una vida en la que la gente mire atrás al terremoto y diga “Sí, fue difícil, pero boom! Despertamos en una situación mejor. No perdimos nuestra identidad cultural y la manera en que queremos vivir, pero mejoramos nuestro sistema ecológico, lo que nos da más congruencia con la Madre Tierra.”

Para más información sobre Bio-Reconstruye México y saber cómo puedes apoyar esta iniciativa, visita su página web y su página de Facebook.

Cómo una novela salvó a Notre Dame

Hace unos años, mientras visitaba, o más bien exploraba, Notre Dame, el autor de este libro encontró, en un rincón oscuro de una de las torres, esta palabra grabada en la pared:

‘ANÁΓKH

Estos caracteres griegos, negros con la edad, y cortados en la piedra con las peculiaridades de la forma y el arreglo común a la caligrafía Gótica que los marcó el trabajo de alguna mano en la Edad Media, y sobre todo el significado triste y lastimero que expresaron, impresionó con fuerza al autor.

La palabra tallada en la pared significa destino. Así comienza el trágico romance de Victor Hugo, Notre Dame de París, publicado en 1831. Muchos consideran la historia como una advertencia contra juzgar a las personas por su apariencia o estado. El protagonista, Quasimodo, nacido monstruosamente deformado, fue entregado a la iglesia para ser criado. El antagonista de la novela, el arzobispo de Notre Dame Claude Frollo, asigna al niño en crecimiento el papel de campanero. Más tarde, el padre adoptivo y el hijo adoptivo se enamoran de la misma niña, una hipnotizadora bailarina callejera de dieciséis años llamada Esmerelda. Frollo finalmente traiciona a Esmerelda, mientras que Quasimodo intenta salvarla. El monstruo resulta ser el héroe, pero es demasiado tarde. Esmerelda es ahorcada por un crimen que no cometió. Enfadado, Quasimodo arroja a su padre desde el techo de la catedral de Notre Dame y pasa el resto de sus días escondido en el cementerio donde Esmerelda está enterrada, de luto.

Renombrado The Hunchback of Notre Dame (El Jorobado de Notre Dame) cuando se publica en inglés, la novela revierte el tema estándar de vencer al monstruo de hoy en día. Pero el libro no trata realmente de un niño deforme que intenta salvar la vida de una hermosa niña. El Jorobado es una novela gótica sobre un edificio gótico. El enfoque moral de la historia es la catedral de Notre Dame. La arquitectura brinda el escenario, deja atrás a los personajes principales y vincula para siempre sus destinos. El personaje central de la historia no es una persona; es un edificio, que Hugo consideró sensible.

La luz inquieta de las llamas les hizo parecer moverse. Había serpientes, que parecían estar riendo, gárgolas aullando, salamandras tocando el fuego, dragones que estornudaban en medio del humo.

La arquitectura gótica evolucionó desde la arquitectura románica alrededor del año 1100 dC y alcanzó su apogeo a mediados del siglo XV. En la década de 1800, cuando Hugo escribió su libro, el estilo Gótico había dado paso al Renacimiento. Para entonces, los parisinos consideraban los edificios medievales monstruosidades vulgares y deformadas. Llamar a un edificio Gótico era un insulto, una referencia a las tribus germánicas góticas y vándalas consideradas bárbaras. La historia gótica de París estaba siendo derribada en nombre de proyectos más respetables, si no más rentables.

Hugo estaba alarmado. Creía que la arquitectura había alcanzado su apogeo durante la era gótica, escribiendo: “De hecho, desde el comienzo hasta el siglo XV de la era cristiana inclusive, la arquitectura fue el gran libro de la humanidad, la principal expresión del hombre en sus diversas etapas del desarrollo, ya sea como fuerza o como intelecto “. Amaba el París gótico y quería conservar sus estructuras. Las torres de Notre Dame, argumentó, eran símbolos de un pasado glorioso. Para Hugo, los arquitectos del Renacimiento y sus edificios no tenían nada que ofrecer.

Pero Notre Dame en 1829 se estaba desmoronando. La catedral fue utilizada como fábrica de pólvora durante la Revolución Francesa de 1789 – 1799 y sufrió graves daños. Sus piedras más grandes se destinaron a cimientos de puentes. Hugo temía que, como muchas de las otras estructuras góticas de la ciudad, Notre Dame pronto sería demolida. Él escribió:

Toda clase de profanación, degradación y ruina amenazan al mismo tiempo lo poco que queda de estos monumentos admirables de la Edad Media que llevan la huella de la gloria nacional pasada, a la que están unidos tanto el recuerdo de los reyes como la tradición del pueblo. Aunque quién sabe qué edificios bastardos se construyen a un alto costo (edificios que, con la ridícula pretensión de ser griegos o romanos en Francia, no son ni romanos ni griegos), otras estructuras admirables y originales están cayendo sin que nadie se preocupe por estar informado, mientras que su único crimen es el de ser francés por origen, por historia y por propósito.

Hugo decidió hacer algo al respecto, convirtiéndose en uno de los primeros preservadores históricos del mundo fuera de los coleccionistas privados. “Un grito universal debe finalmente subir para llamar a la nueva Francia en ayuda de lo viejo”, dijo en un editorial declarando la guerra a los “demoledores” (Guerre aux demolisseurs!). Su pluma era más poderosa que cualquier espada. La novela, Notre Dame de París, se publicó en enero de 1831 con aclamación de la crítica.

El éxito del libro trajo a miles de franceses del campo y otras ciudades a París para visitar el edificio que tan cariñosamente describió Hugo. Querían ver de primera mano dónde Quasimodo saltó para salvar a Esmerelda de la horca, donde Frollo conspiró con el Rey de Francia, donde un alma triste esculpió el destino en la pared de una torre. Lo que el público encontró fue una catedral en peligro de colapso. Como Hugo anticipó, los lectores concluyeron que los parisinos no apreciaban la belleza interna heroica del edificio, su fuerza, su carácter. Quasimodo era una metáfora del edificio, que no pasó desapercibido para los fanáticos de la novela. La protesta pública por salvar la catedral de Notre Dame fue ensordecedora y definitoria. La restauración comenzó en 1844.

La historia histórica de Hugo aún está en imprenta, 186 años después. No existen cifras de ventas confiables, pero es probable que decenas de millones hayan leído el libro. La novela ha sido traducida en todo el mundo, incluidas múltiples versiones en inglés, y adaptada a más de 50 películas, televisión, ballet, teatro, teatro musical, teatro de radio, partituras musicales y producciones de videojuegos.

Hoy en día, es difícil separar el libro del edificio. La novela y la catedral están tan entrelazadas, por lo que se refuerzan mutuamente, se han vuelto inseparables. Es una relación mágica que los arquitectos harían bien en estudiar. Hugo envolvió una intervención de comportamiento sigiloso dentro de una historia de amor incrustada en la arquitectura. Al igual que las anidadas muñecas rusas, Notre Dame de París es una historia dentro de una historia dentro de una historia. Exteriormente, es salvar a la chica. Interiormente, la carga oculta es salvar el edificio. Hugo casó la narrativa con la arquitectura y fermentó el cambio de comportamiento intrínsecamente motivado en una escala social, convirtiendo la apatía local en acción pública. Imagínense lo que podría haber sido de Penn Station en la ciudad de Nueva York si Harper Lee o J.D. Salinger hubieran escrito en 1960 un best-seller persuasivo en la gran terminal.

Notre Dame, una de las primeras catedrales góticas del mundo y una de las primeras en usar arbotantes, se completó en 1345. Casi 500 años después, el hecho de que el edificio fuera una obra maestra artística y una maravilla de la ingeniería ya no importaba. En 1830, Notre Dame estaba condenada al fracaso, hasta que una historia ficticia transformó la reliquia en un tesoro nacional. La lección para la comunidad de diseño es clara: un edificio sin una narración oral, prosa o gráfica interesante no tiene sentido y, finalmente, se olvida. La arquitectura es más que un caparazón vacío que llenar: es una historia que contar.

Y un final irónico nunca duele. Se especula que Hugo basó el personaje de Quasimodo en una persona real, un escultor francés nacido deforme y apodado Le Bossu (jorobado en francés). Le Bossu vivía en el distrito 6º, no muy lejos de la catedral. Hugo era un visitante frecuente de Notre Dame, por lo que es posible que haya visto a Le Bossu en el área, tal vez lo haya conocido, tal vez incluso lo haya ayudado a ganar una comisión. Le Bossu fue contratado para el proyecto de restauración de la catedral, completando poéticamente el arco heroico de la historia.

Richard Buday es arquitecto, escritor y educador con 20 años de experiencia en investigación del comportamiento. Su empresa con sede en Houston, Archimage, ha ganado docenas de premios para edificios, interiores, cortometrajes, comerciales de televisión y medios interactivos.

15 fachadas que traspasan los límites convencionales

Los nuevos desarrollos tecnológicos en la construcción han otorgado a los arquitectos una gran libertad a la hora de diseñar. Los materiales y sus propiedades son cada día más innovadores, permitiendo la creación de originales y sorprendentes fachadas. Los resultados incluso pueden inspirar a personas a viajar miles de kilómetros sólo para ver una de estas obras maestras. A continuación, presentamos las 15 fachadas más rupturistas de destacados fotógrafos como Paul Ott, Peter Bennetts y Laurian Ghinitoiu.

TianJin University Research Institute

Hall Liuzhou Suiseki / TianJin University Research Institute

Laurian Ghinitoiu

Bund Finance Centre / Foster + Partners + Heatherwick Studio

Julien Lanoo

Boa Canteen / D’HOUNDT+BAJART Architects & Associates

Peter Bennetts

Departamentos Cirqua / BKK Architects

Hiroyuki Oki

FPT University Administrative Building / VTN Architects

Shawn Liu Studio

Iglesia Tainan Tung-Men Holiness / MAYU architects+

David Schreyer

Escuela Secundaria “Crinkled Wall” / Wiesflecker Architecture

CreatAR

Eight Tenths Garden / Wutopia Lab

Jesús Granada

CaixaForum Sevilla / Vázquez Consuegra

Iwan Baan

Museo Zeitz de Arte Contemporáneo de África / Heatherwick Studio

Paul Ott

Office Off / heri&salli

Jorge Allende

Musikene / GA + Atxurra Zelaieta Arquitectos

Delfino Sisto Legnani and Marco Cappelletti

RIJNSTRAAT 8 / Ellen van Loon + OMA

Wang Shu

Museo de Historia en Ningbo / Wang Shu

 

Avanza la construcción del primer puente metálico impreso en 3D

La startup holandesa MX3D ha revelado nuevos detalles sobre sus planes para construir el primer puente metálico impreso en 3D sobre un histórico canal en Ámsterdam.

Originalmente pensado para ser construido en su lugar, nuevas investigaciones concluyeron que el diseño habría puesto demasiada tensión en las paredes del canal. Así que volvió al estudio, donde el diseño actualizado está ahora en construcción. Con curvas complejas y una luz de 12 metros, el puente está siendo construido por el sofisticado robot 3D impreso de MX3D. Y con alrededor de un tercio de la estructura ya completada, su instalación en el canal Oudezijds Achterburgwal está agendada para a finales de 2018.

El puente no solo permitirá el paso de ciclistas y peatones, sino también será un “laboratorio viviente”, cuyo rendimiento será monitoreado y analizado por MX3D y un equipo de investigadores del The Alan Turing Institute. Una red de sensores será instalada en el puente para recopilar información estructural, tal como desplazamiento, vibración y tensión, además de factores medioambientales como temperatura y calidad del aire. Toda esta información será ingresada a un modelo 3D actualizado del puente, el cual permitirá a los diseñadores aprender sobre su rendimiento y redefinir sus diseños para futuras iteraciones.

Mark Girolami, profesor y jefe de estadísticas del Departamento de Matemáticas en la Imperial College London, explica:

El puente metálico impreso en 3D que será instalado el próximo año será un hito en el ámbito de la ingeniería. Este enfoque multidisciplinario y enfocado en la recopilación de información en tiempo real también marcará un cambio en la forma en que los puentes son diseñados, construidos y administrados, generando nuevas ideas para la próxima generación de puentes y otras estructuras públicas.

Las 9 casas más sorprendentes construidas en un árbol

Tanto con el objetivo de ser casas de recreo como para ser apartamentos, bares o restaurantes de lujo, las construcciones en árboles se ha puesto de moda en todo el mundo

A continuación te vamos a enseñar algunas, por si te apetece visitarlas o, simplemente, para que puedas disfrutar con su belleza.

Casa HemLoft (Canadá)-

Se encuentra escondida entre los árboles de los bosques de Whistler. Es obra de un desarrollador de software canadiense y tiene forma de huevo. Hecha totalmente con madera y materiales reciclados, se desconoce su ubicación exacta porque ocupa terrenos del Gobierno.

Naha Harbor Diner (Okinawa, Japón)-

Este restaurante está construido sobre un árbol artificial a más de veinte metros de altura. Ofrece comida india y asiática y, aunque está especializado en veladas románticas, también tiene platos para hacer las delicias de los más pequeños de la casa.

Hotel Costa Verde (Costa Rica)-

Cuenta con una suite que es, nada más y nada menos que el fuselaje de un avión Boing 727 de 1965 que en su vida anterior voló en Suráfrica y Colombia. Descansa en la selva y posee unas vistas panorámicas increíbles.

Mirror Cube (Suecia)-

A 60 kilómetros del Círculo Polar Ártico existe un nuevo concepto de alojamiento rural basado en originales casas en los árboles donde disfrutar de la tranquilidad y belleza de los bosques. Mirror Cube es probablemente uno de los refugios más simbólicos de Tree Hotel, un cubo anclado al tronco de un árbol y camuflado en el bosque gracias a que está revestido de vidrio. Cuenta con ventanas en todos sus frentes, aunque son imperceptibles desde el exterior.

Apartamento para pájaros (Komoro, Japón)-

Este diseño no solo destaca por la estética cuidada y delicada de la pieza, sino por su doble función: una parte está destinada para las aves, con 78 pequeños nidos, y la otra se concibe como un observatorio de aves para los visitantes. 

E’Terra Samara (Península de Bruce, Canadá)

Son doce treehouse que forman parte de un complejo ecológico ubicadoen una zona catalogada como Reserva de la Biosfera por la UNESCO. Su diseño está inspirado en la forma de un sámara, una cápsula de semillas en forma de hélice como la que cae de los árboles de arce en otoño y están construidas en fibra de vidrio recubierto de una tela de PTFE no tóxico

Casita de cuento (Amberley, Reino Unido)

Si hay una casita que todo niño querría tener, esa es esta construida en una población del West Sussex, en Inglaterra. 

Restaurante Yellow Treehouse (Auckland, Nueva Zelanda)-

La infraestuctura fabricada y montada entre las ramas de una secuoya de 1,7 metros de diámetro y cuarenta metros de antigüedad convierten a este restaurante en una joya arquitectónica. Este proyecto formó parte de una campaña publicitaria.

En la copa ( Japón)

Esta construcción de estética zen es en realidad la Casa de Té Tetsu Treehouse en Hokuto, Japón

La fascinante fábrica de cemento que fue convertida en casa

Si damos un paseo por la casa en la que vive Ricardo Bofill a las afueras de Barcelona, podemos concluir que con talento, cualquier espacio puede ser adaptado a cualquier necesidad

Si damos un paseo por La Fábrica, la casa en la que vive el arquitecto Ricardo Bofill en Sant Just Desvern, a las afueras de Barcelona, podemos concluir que con talento, cualquier espacio puede ser adaptado para cualquier necesidad.

Se trata de una antigua fábrica de de cemento de principios del siglo XX que estaba abandonada desde los años 70 que ha sido convertida en una vivienda inmensa y sencilla al mismo tiempo, que es a la vez piso, estudio y centro de conferencias.

Según ha explicado el propio arquitecto, se enamoró del espacio en 1973 y adquirió los terrenos y el conglomerado industrial en ruinas. Tuvo que derribar el 60 por ciento del espacio original, acabar con la mayoría de los 30 silos existentes y pasar por encima de los 4.000 metros de túneles subterráneos

El resultado rinde homenaje al más puro estilo industrial en toda su magnitud con techos de hasta 10 metros de altura, impresionantes jardines y una decoración minimalista.

Las naves internas de la antigua fábrica se convirtieron en La Catedral, un salón inmenso que es a la vez centro de reuniones y conferencias, mientras que los silos se han adaptado como despachos verticales en cuatro pisos diferentes.

Para el célebre arquitecto aquí el concepto tradicional de vivienda habitual varía ya que se ha organizado de acuerdo a “actividades mentales y psicológicas más que atendiendo a la funcionalidad de una casa típica”, lo que la convierte en una obra maestra a nivel mundial.

El edificio cuenta con numerosos elementos surrealistas tales como estructuras arquitectónicas intencionadamente desproporcionadas o escaleras que llevan a ninguna parte

El espacio dedicado a vivienda también respeta materiales y estilo, pero no por ello deja de ser cómodo y muy luminoso.

Anna Devís y Daniel Rueda, Dos Arquitectos Únicos

Son unos de los mejores storytellers que transitan el poblado mundo de instagram.

daniel rueda and anna devis culturainquieta

Daniel Rueda trabaja mano a mano con Anna Devís, ambos arquitectos y que han hecho una sinergia perfecta a la hora de contar una historia a golpe de imágen. Comenzaron subiendo sus fotografías basadas en la arquitectura a instagram y rápidamente conquistaron el mundo. Hoy son muchas las marcas y agencias que se disputan el ojo de estos valencianos para la geometría y la poesía visual.

daniel rueda and anna devis culturainquieta1

La arquitectura es la gran protagonistas de las fotografías, en las que apenas aparecen humanos. Sin embargo, a pesar de que los blancos y grises son los tonos que prevalecen en las instantáneas, las imágenes que crean poco tienen que ver con entornos asépticos o aburridos. Las de Daniel Cuerda y Anna Devís son fotografías que transmiten alegría y optimismo. Una perfecta integración entre individuo y entorno arquitectónico repleto de magia y simbolismo.

14.drcuerda daniel rueda big

12.drcuerda daniel rueda big

11.drcuerda daniel rueda big

07.drcuerda daniel rueda big

daniel rueda and anna devis culturainquieta2

daniel rueda and anna devis culturainquieta5

daniel rueda and anna devis culturainquieta6

daniel rueda and anna devis culturainquieta7

daniel rueda and anna devis culturainquieta8

daniel rueda and anna devis culturainquieta9

daniel rueda and anna devis culturainquieta10

daniel rueda and anna devis culturainquieta11

daniel rueda and anna devis culturainquieta12

vdaniel rueda and anna devis culturainquieta5

daniel rueda and anna devis culturainquieta13

ANNA DEVÍS: InstragramBlog

DANIEL RUEDA: InstagramWeb

¿Como afecta la Gentrificación a nuestro hogares?

La palabra “gentrificación”; alude al desplazamiento de la población original de una zona urbana y su reemplazo por sectores más pudientes. En los últimos años, este fenómeno se registra en colonias de la Ciudad de México como Narvarte, Centro Histórico o Santa María la Ribera. Como ya sucedió con la Condesa o la Roma, en estas zonas, el aumento en las rentas ha provocado que sus vecinos se muden a otras áreas. Pero veamos las ventajas y desventajas de la elitización o gentrificación de una colonia:

-Zonas antes consideradas marginales son regeneradas mediante obras públicas, áreas verdes y emprendimientos inmobiliarios que la valorizan.

-Se ponen de moda e integran el circuito turístico de la ciudad, lo que genera una importante derrama económica.

-Las colonias gentrificadas comienzan a llenarse de tiendas, centros comerciales y restaurantes.

-Los servicios de transporte mejoran notablemente.

-Se mejoran los servicios públicos del lugar y se añaden otros nuevos, como parques, escuelas y bibliotecas.

-Hay más vigilancia y se reduce el número de delitos.

-Los edificios en mal estado son remodelados o demolidos.

-Se valorizan las nuevas propiedades, así como las más antiguas. En una década o menos, la plusvalía de un departamento o casa puede aumentar hasta el 100 por ciento.

-Se amplía considerablemente la oferta cultural de la colonia.

-Ante el alza de las rentas, vecinos de toda la vida deben mudarse. La colonia pierde parte de su historia e identidad.

-Los habitantes de rentas bajas se van y con ellos los lazos de solidaridad entre vecinos.

-Se generan choques de costumbres entre los residentes tradicionales y los nuevos.

-Las desarrolladoras se enfocan en rentas temporarias -como Airbnb- ya que los ingresos generados son más altos que los de rentas normales. Muchas familias deben marcharse.

Finalmente, más allá del impacto sobre la vida de los viejos y nuevos residentes, con la gentrificación, los mayores beneficiados son los desarrolladores, que compran a precio bajo cuando la colonia no está en su mejor momento, y luego venden por valores mucho más altos cuando la zona ya se encuentra regenerada.

Los propietarios que estén atentos a estos movimientos en la plusvalía y a la especulación en el uso del suelo podrán sacar una mejor tajada a la hora de desprenderse de su casa, sabiendo que en tanto no vendan, deberán pagar impuestos cada vez más altos.

Diseñador crea estudio debajo de puente

No hacía falta mucho: una mesa, una silla, unos estantes y algunos elementos decorativos –cuadros, fotos, un cactus y lámpara de butano– para hacer del lugar un rincón de trabajo acogedor. Lo difícil para el diseñador, afincado en Valencia, Fernando Abellanas fue subir todo eso justo debajo de un puente, pues se trata de un estudio “colgante” a varios metros del suelo cuya localización no ha querido revelar. Lo que sí ha hecho es contar sus motivaciones: “Abrir un debate sobre la vivienda alternativa” en un momento en el que los precios de los alquileres y de la vivienda en general se están volviendo a disparar, sobre todo en las grandes ciudades.}

Abellanas también ha querido rememorar su infancia, en concreto la sensación de esconderse de los adultos para disfrutar de la soledad. Tal es así que el estudio lo desmontará en cuanto haya quien lo encuentre. “De pequeño disfrutaba de cierta libertad al tiempo que me sentía seguro, al escuchar el ruido de los mayores de fondo”, cuenta este diseñador autodidacta, con un amplio catálogo de muebles autoproducidos. “Las grandes urbes matan al niño que llevamos dentro”, asegura y así lo denuncia con este proyecto “denuncia”.

Lo indispensable para trabajar

Lo indispensable para trabajar

El propio diseñador es quien ideó y soldó los rieles de los que se sustenta el estudio colgante, una plataforma móvil que, tras recogerle, la hace avanzar con una manivela hasta la pared donde se sitúa la zona de trabajo.

Facebook quiere construir su propia ciudad

Recreación de una de las calles de Willow Campus. OMA

Willow Campus contará con 1.500 viviendas de distintas tipologías, un supermercado, un cine, una farmacia y una plaza pública

Facebook construirá casas asequibles alrededor de sus oficinas

La actual sede de Facebook en Menlo Park, dentro del área californiana conocida como Silicon Valley, se les ha quedado pequeña a Mark Zuckerberg y los suyos. Desde que en 2015 abrió sus puertas, de la mano del prestigioso arquitecto canadiense Frank Gehri, el gigante tecnológico ha aumentado su peso en Internet y en el mundo, por lo que su cuartel general, en el que actualmente trabajan unas 9.000 personas, debe expandir sus fronteras.

Pero la falta de espacio no es el único factor que ha provocado que Zuckerberg anuncie sus planes de construir una pequeña ciudad. La subida continuada en los precios del alquiler de las viviendas de la zona, ha sido uno de los principales desencadenantes.

“Nuestro objetivo para Willow Campus es crear un barrio que provea los servicios comunitarios que tanto necesitamos,” explicó John Tenanes, vicepresidente de Facebook para instalaciones globales.

La urbe, a la que han bautizado como Willow Campus, está conformada por 1.500 viviendas de distintas tipologías. Además, contará con un supermercado, una farmacia , un cine y una plaza pública, es decir, pretende cubrir todas las necesidades de los habitantes de la zona, unos 34.000 aproximadamente.

El encargado de diseñar este complejo será Rem Koolhass, galardonado con el prestigioso premio Pritzker de arquitectura en el 2000 y fundador del despacho con base en Nueva York OMA. El presupuesto inicial con el que cuenta la propuesta es de 16 millones de euros y Facebook espera que la primera fase del proyecto esté terminado en 2021 y completamente finalizado en 2023.

La nueva ciudad se levantará sobre un terreno de 125.000 metros cuadrados que la compañía adquirió en 2015 en Menlo Park, a unos 30 kilómetros al sur de San Francisco y muy cerca de la actual sede.

Hinchazón de los precios

Internet se expande muy rápido y, aunque opere en un mundo virtual, necesita de medios físicos y tangibles. Desde 2010 se han creado alrededor de unos 650.000 puestos de trabajo en el área de la Bahía de San Francisco, pero la construcción de viviendas e infraestructuras capaces de sostener este auge no ha logrado mantenerse cerca de este ritmo de crecimiento profesional.

Las consecuencias, atascos día sí, día también, y un incremento desorbitado en las rentas, que ya de por sí son altas puesto que Menlo Park está cerca San Francisco, una de las ciudades más cara del mundo para alquilar, con un precio medio que orbita los 2.488 euros mensuales.

¿Con la construcción de Willow Campus se solventarán los problema de vivienda de Menlo Park? Puede que de forma parcial. Únicamente el 15% de las casas que Facebook construirá estarán por debajo de los precios de mercado. Cabe destacar que, estas nuevas residencias están pensadas para el uso mixto, es decir, podrán adquirirlas tanto trabajadores de la compañía como otros interesados.

El precio medio del arrendamiento en Menlo Park se ha triplicado desde que Zuckerberg anunció su mudanza a la ciudad en 2011. Según datos de Rent Jungle, a principios de ese mismo año, vivir en arrendamiento costaba alrededor de 961 euros mensuales. Se puede decir que era hasta barato si tenemos en cuenta la zona, pero eso cambió al poco tiempo del desembarco de la red social en Silicon Valley, ya que 2011 cerró con un precio medio de las rentas de 1.850 euros.

En la misma línea de crecimiento, según otros datos de Rent Jungle, en julio de 2017 alquilar una vivienda con un dormitorio costaba alrededor de 2.350 euros al mes y una de dos habitaciones ascendía a más de 3.300 euros.

Si estás pensando mudarte a Silicon Valley, y eres más de comprar que de alquilar, no te preocupes, hay burbuja para todos. El valor promedio de las casas ha aumentado desde los 456.500 euros en 2012 a los casi 760.000 euros en 2016, según datos de la inmobiliaria Trulia.

Con estos precios tan altos, hasta personas con salarios de 100.000 dólares (unos 85.000 euros al tipo de cambio actual) se han visto en apuros y han tenido que pedir ayuda personalmente a Mark Zuckerberg para poder pagar sus alquileres.

Un futuro nada alentador, inmobiliariamente hablando, si se tiene en cuenta el ritmo de crecimiento que caracteriza a las compañías tecnológicas que en cuestión de poco tiempo pueden aumentar su plantilla considerablemente. Por ejemplo, la plantilla de Facebook aumentó un 54% durante 2016 y se prevé que 6.500 trabajadores se unan a las filas de Zuckerberg en los próximos años. Más trabajadores, más casas se necesitan.

¿Héroes o villanos?

La enorme demanda de personal por parte de Facebook y otras empresas del sectorha obligado a irse de la zona a los vecinos tradicionales y ha provocado el colapso de las carreteras de Menlo Park. “No es un desastre natural, pero es un desastre artificial“, alarmó en 2016 el supervisor de San Francisco David Campos en relación a la falta de vivienda.

Los residentes se quejan de que cada mañana ir a sus respectivos trabajos es una verdadera odisea debido a los atascos que se producen y lamentan que ir a comprar algo al supermercado más cercano, que se encuentra a poco más de seis kilómetros, pueda llevar hasta 30 minutos por la congestión del tráfico.

Son muchas las voces que culpan a Facebook de este “desastre artificial” que ha tenido como epicentro a Menlo Park. La empresa de Mark Zuckerberg, que obtuvo beneficios de 12.400 millones de dólares en 2016, ha sido criticada por ofrecer a sus empleados una ayuda de 10.000 dólares a aquellos que se acercarán a su sede central.

Por otro lado, algunas de las propuestas de Facebook también son bien recibidas por los integrantes de la comunidad. La red social se ha comprometido a construir un supermercado y una farmacia, con el fin de evitar los desplazamientos que tantos estragos temporales estaban causando.

Además, la compañía tecnológica está invirtiendo millones en la reforma de la autopista U.S. Route 101 que atraviesa los Estados de California, Washington y Oregon, y que conecta directamente la sede con la ciudad de San Francisco.

El ‘boom’ de las ciudades tecnológicas

Pero Facebook no es la única empresa que está tratando de solventar los problemas que causa a su paso. Con la próxima apertura de Apple park en Cupertino, Santa Clara, California, la compañía que fundó Steve Jobs está pagando a la ciudad más de cuatro millones de euros para compensar la carga que está poniendo y que pondrá en el mercado de la vivienda. Más de 12.000 empleados se trasladarán a la nueva sede, y se estima que la demanda de casas en Cupertino aumentará en más de un 284%. La burbuja está asegurada.

Tampoco el gigante de las búsquedas se ha quedado atrás. Según publicó en junio The Wall Street journal , un portavoz de Google anunció que la compañía destinará casi 26 millones de euros para la adquisición de 300 apartamentos prefabricados, con el fin de ubicar a sus trabajadores en las cercanías de su sede Mountain View, también en Santa Clara.