¿Vivir en 15 metros?: ¡LLegan las minicasas!

La imagen que solemos tener de las casas estadounidenses es de habitaciones en las que cabría todo un apartamento, pero no siempre es así

Desde hace unos años las minicasas triunfan en EEUU.  Las hay con ruedas o fijas, tienen un espacio útil de entre 12 y 25 metros cuadrados y más comodidades de las que aparentan. La estructura, el diseño y los materiales de contrucción varían mucho de unas a otras, pero en el fondo todas tienen el mismo espíritu: la practicidad, el respeto al medioambiente y la tranquilidad de poder vivir sin estar hipotecado durante años.

Lo que viene a demostrar esta nueva cultura de las minicasas es que nos cargamos de objetos superfluos que nos obligan a pagar metros y más metros de vivienda que a la hora de la verdad no utilizamos. Vivir en ellas requiere un cambio de mentalidad, aunque quienes optan por esta forma de vida aseguran que tampoco cuesta tanto acostumbrarse. Pese a sus pequeñas dimensiones, la gran mayoría cuenta con espacios diferenciados, y es que los metros útiles que necesitamos para tener una cocina, un baño y un espacio, que puede ser compartido o no, para el salón y la habitación son en realidad muy pocos, sobre todo si sabes aprovecharlos al máximo con unos cuantos trucos.

Uno de los más utilizados para ahorrar espacio es subir la cama a una especie de buhardilla y convertir las escaleras de acceso en armarios o estanterías que nos permitan ganar huecos para almacenamiento.

minicasa_escaleras

Las mesas de comedor u otro tipos de muebles de gran tamaño son difíciles de ubicar en estas viviendas, pero siempre se puede jugar con las poleas que nos permiten subirlos y bajarlos del techo cuando se vayan a usar 

Otra de las maneras de ganar espacio es customizar los muebles para darles un doble o de triple uso. Las “tiny house” que es como se las conoce en América, suelen ser auténticas cajas de sorpresas con encimeras que se convierten en escritorios, camas que al plegarse contra la pared dejan al descubierto la bañera y bancos corridos que en realidad son cajoneras.

Las minicasas con ruedas tienen la ventaja de que podemos trasladarlas a la parcela de un amigo o cambiarlas de posición en la nuestra para optimizar la luz y aprovechar mejor el calor del sol dependiendo de la estación del año 

En definitiva, todo es cuestión de proponérselo y cambiar de mentalidad. Si tienes un terrenito en el que poder plantar una de estas minicasas, pregúntate si de verdad te merece la pena pasarte media vida pagándole una hipoteca a todo eso que vamos acumulando y de lo que podríamos prescindir, y si la respuesta es no, quizá te interese plantearte la posibilidad de vivir en uno de estos hogares llenos de encanto pese a su tamaño y que poco a poco llegan a España gracias a los programas de televisión, en donde están ganando protagonismo. Una nueva forma de vida en donde no falta nada pero solo se tiene aquello que es estrictamente necesario.

Las 9 casas más sorprendentes construidas en un árbol

Tanto con el objetivo de ser casas de recreo como para ser apartamentos, bares o restaurantes de lujo, las construcciones en árboles se ha puesto de moda en todo el mundo

A continuación te vamos a enseñar algunas, por si te apetece visitarlas o, simplemente, para que puedas disfrutar con su belleza.

Casa HemLoft (Canadá)-

Se encuentra escondida entre los árboles de los bosques de Whistler. Es obra de un desarrollador de software canadiense y tiene forma de huevo. Hecha totalmente con madera y materiales reciclados, se desconoce su ubicación exacta porque ocupa terrenos del Gobierno.

Naha Harbor Diner (Okinawa, Japón)-

Este restaurante está construido sobre un árbol artificial a más de veinte metros de altura. Ofrece comida india y asiática y, aunque está especializado en veladas románticas, también tiene platos para hacer las delicias de los más pequeños de la casa.

Hotel Costa Verde (Costa Rica)-

Cuenta con una suite que es, nada más y nada menos que el fuselaje de un avión Boing 727 de 1965 que en su vida anterior voló en Suráfrica y Colombia. Descansa en la selva y posee unas vistas panorámicas increíbles.

Mirror Cube (Suecia)-

A 60 kilómetros del Círculo Polar Ártico existe un nuevo concepto de alojamiento rural basado en originales casas en los árboles donde disfrutar de la tranquilidad y belleza de los bosques. Mirror Cube es probablemente uno de los refugios más simbólicos de Tree Hotel, un cubo anclado al tronco de un árbol y camuflado en el bosque gracias a que está revestido de vidrio. Cuenta con ventanas en todos sus frentes, aunque son imperceptibles desde el exterior.

Apartamento para pájaros (Komoro, Japón)-

Este diseño no solo destaca por la estética cuidada y delicada de la pieza, sino por su doble función: una parte está destinada para las aves, con 78 pequeños nidos, y la otra se concibe como un observatorio de aves para los visitantes. 

E’Terra Samara (Península de Bruce, Canadá)

Son doce treehouse que forman parte de un complejo ecológico ubicadoen una zona catalogada como Reserva de la Biosfera por la UNESCO. Su diseño está inspirado en la forma de un sámara, una cápsula de semillas en forma de hélice como la que cae de los árboles de arce en otoño y están construidas en fibra de vidrio recubierto de una tela de PTFE no tóxico

Casita de cuento (Amberley, Reino Unido)

Si hay una casita que todo niño querría tener, esa es esta construida en una población del West Sussex, en Inglaterra. 

Restaurante Yellow Treehouse (Auckland, Nueva Zelanda)-

La infraestuctura fabricada y montada entre las ramas de una secuoya de 1,7 metros de diámetro y cuarenta metros de antigüedad convierten a este restaurante en una joya arquitectónica. Este proyecto formó parte de una campaña publicitaria.

En la copa ( Japón)

Esta construcción de estética zen es en realidad la Casa de Té Tetsu Treehouse en Hokuto, Japón