Trabajar más horas no te hará mejor arquitecto

Primero, definamos qué es un “mejor arquitecto”. ¿Significa ser más productivo? ¿Promovido regularmente? ¿Tener un salario alto? ¿Ser alguien que produce excelentes soluciones de diseño?

Normalmente, todas estas características tienden a fluir juntas. Si eres un diseñador habilidoso probablemente se te compense bien. Entonces, si ser bueno en tu trabajo lleva a la fama y la fortuna, ¿será la productividad la clave de la excelencia?

Seguido, la idea de “productividad” contrasta dentro del mundo del diseño. La palabra “productivo” se relaciona con imágenes de una línea de producción sacando widgets lo más rápido posible. 

Aquí la definición básica de productivo:
adjetivo
1. producir o ser capaz de producir una gran cantidad de bienes y otras commodities. 

Hmm, no suena como el trabajo de tus sueños, ¿o sí?

Como puedes ver, la definición y la idea general de ser productivo gira en torno a la idea de la producción. Se trata de cantidad sobre calidad. Obviamente, la arquitectura tiene tiempos de entrega como cualquier profesión. Sin embargo, la cultura de la escuela de arquitectura se inclina hacia la idea de que si queda una hora, debería ser utilizada. 

Tiempos de entrega

¿Apurarse hasta el último minuto crea un mejor producto?

¿Pasar noches enteras sin dormir resulta en un diseño más refinado?

Está el beneficio psicológico de trabajar hasta el último minuto. “Bueno, no pude hacer más porque se me acabó el tiempo.” Se cree que tendrás menos motivos para arrepentirte en el futuro si sabes que no había nada más que pudieras hacer. 

Hablando desde mi propia experiencia, trabajar largas horas durante años puede ser muy agotador, tanto físicamente como mentalmente. Y estar horas y horas en el estudio no necesariamente se traduce a un diseño final superior. 

¿Ya es viernes?

¿Puedes lograr más durante un día de 8 horas de intensa concentración, vs. un día de 12 horas en el que estás disperso? ¿Qué tal un día de 6 horas?

Suecia recientemente anunció que cambiarán los días de trabajo a 6 horas. Linus Feldt, CEO de Filimundus, empresa dedicada a desarrollar apps, explicó el razonamiento detrás de la decisión. 

“Creo que el día de trabajo de 8 horas no es tan efectivo como uno cree. Mantenerte enfocado en un trabajo específico durante 9 horas es un enorme reto. Para sobrellevarlo, mezclamos cosas y pausas que hacen más fácil pasar el día. Al mismo tiempo, nos es difícil manejar nuestra vida privada fuera del trabajo.”

Al disminuir sus horas de trabajo, Feldt explica que se les pide a los trabajadores que eviten las redes sociales, y las reuniones son mínimas. “Mi impresión ahora es que es mucho más fácil enfocarte intensamente en el trabajo que tiene que hacerse, y tienes la energía para hacerlo y aún te queda energía cuando sales de la oficina.”

Aunque podría debatir los efectos de salud o falta de equilibrio entre la vida y el trabajo, el propósito de mi artículo es enfocarme en la calidad final del trabajo. 

Cultura de Oficina

Muchos empleados en oficinas de “arquitectos estrella” suelen enorgullecerse de trabajar toda la noche o hasta tarde durante años. Aunque puede que esto sea la cultura, ¿quedarte en la oficina hasta medianoche logra resultados consistentes? No hablo del ocasional día largo, sino de las consistentes semanas de 60+ horas.

Personalmente, encontré que aunque sí trabajaba, realmente no era mucho más de lo que pude haber hecho en un día tradicional de 8 horas. Cuando estás cansado y mentalmente exhausto, el proceso creativo es mucho más intensivo. 

Esto crea un ciclo vicioso. Estoy cansado entonces trabajo más lento, entonces hago menos, entonces tengo más trabajo lo cual me hace sentir cansado. 

“Los arquitectos somos artistas”

Nadie puede decirle a un artista cómo hacer algo. Diseñar arquitectura es una tarea compleja con muchas partes involucradas e ineficiencias como cualquier otra profesión. 

Según una encuesta de Salary.com, el 69% de las personas encuestadas dijeron que desperdician tiempo todos los días en el trabajo.  

La mayoría de las personas (34%) dijeron que rutinariamente desperdician 30 minutos o menos cada día en el trabajo. Casi un cuarto (24%) dijeron que desperdician entre 30-60 minutos diario, y 11% afirmaron pasar varias horas al día en asuntos no relacionados al trabajo. 

La tendencia en años recientes parece ser más horas, especialmente para trabajadores asalariados. Creo que esto no es por un aumento en cantidad de trabajo sino por un aumento en apps, sitios web y redes sociales que distraen. Esto claramente no era un problema en los días de mesas de dibujo. 

Mi generación de “milenials” parece recibir la mayor cantidad de crítica por ser distraídos. Sin embargo, hay una creencia entre mis colegas de que nuestro trabajo y vidas personales se están volviendo una misma. Este concepto se cubrió en un artículo reciente, titulado ‘¿El trabajo se está volviendo la nueva iglesia?’

Ven a su trabajo como una extensión de ellos mismos y de sus vidas en general. Es mucho más probable que socialicen y creen relaciones con sus colegas – considerándolos como parte de su familia, cuando en muchas ocasiones la familia vive a miles de kilómetros de distancia. 

Las horas detrajo parecen estar incrementando, y aunque seguimos en las primeras etapas de investigación de este tema, el problema parece estar relacionado cada vez más a mantener la concentración. 

¿Por qué la arquitectura tiene tantas horas de trabajo?

Pensando en mi experiencia en la escuela de arquitectura, realmente creé un modelo de desperdicio de tiempo. Un espacio abierto y colaborativo con un grupo de amigos. Aunque pasé tiempos divertidos ahí, platicar durante horas rara vez resulta muy productivo.

Esta cultura eventualmente pasa al mundo profesional. Algunos argumentarán que simplemente no hay suficientes horas en el día, pero normalmente, solo se trata de una falta de planeación y enfoque.

¿Será que el talento al diseñar es la clave?

Es verdad que hay quienes tienen un ojo para el diseño. Sin embargo, es un músculo que debe ejercitarse, solo les cuesta más a unos que a otros. 

No creo que los grandes arquitectos nazcan siéndolo sino que tras años de trabajo consistente y enfocado, desarrollan las habilidades requeridas para alcanzar el éxito. Es por esto que las largas horas de trabajo normalmente se asocian a arquitectos jóvenes. No solo sienten la necesidad de “demostrar de qué están hechos” sino que además no han visto antes muchos de los problemas a los que se enfrentan, por lo cual deben aprender cada solución. 

¿Qué puede hacerse?

Sin entrar mucho en detalles sobre cómo ser más productivo (quizá abordaré eso en un futuro artículo) hay unas cuántas cosas que puedes hacer para minimizar tus horas de trabajo. 

1. Llega temprano

Muchas personas, yo incluido, pueden lograr más antes de que el resto de la oficina llegue y el teléfono comience a sonar. Además, acordar con tu supervisor salir una hora antes puede ser ideal. 

2. Apaga las notificaciones de correos

Esto puede distraer mucho. Dejar de hacer lo que estés haciendo para contestar correos puede ser muy poco productivo. Normalmente, yo trato de revisar mi correo cada hora o menos si es posible. 

3.Guarda tu teléfono

Puedes revisarlo a tu hora de comida o después del trabajo. Igual que las notificaciones de correos, las numerosas notificaciones de tu teléfono te distraerán.

4. Haz una lista de pendientes

Crea una lista de tus tareas cada mañana. Esto te ayudará a mantenerte enfocado y te dará un sentido de logro cada que taches algo. 

 

Pensamientos finales

Dependiente de tu cultura de oficina, puede ser casi imposible cambiar tus horas de trabajo. Sin embargo, una regla sencilla para tener en mente es trabajar mientras estás en el trabajo. La oficina no es un country club o tu sala de estar, y tratarla como tal solo dañará tu carrera a largo plazo. 

No tiene nada de malo trabajar duro cuando es requerido, solo no lo vuelvas tu estilo de vida.