México busca crear una ‘arquitectura para la vida’ tras los sismos de septiembre

Después de los terremotos del 7 y el 19 de Septiembre en el sur y centro de México, un creciente movimiento de construcción natural – conocido como “bioconstrucción” o “bioarquitectura”  – está aprovechando la oportunidad para reconstruir con una arquitectura que promueve la resiliencia a largo plazo, así como el bienestar humano, ambiental y social. Este artículo es parte de una serie sobre algunas de esas iniciativas. 

En los días después del terremoto que derrumbó la realidad para millones de personas en el centro de MéxicoHuerto Roma Verde, el jardín comunitario en el corazón de una de las zonas más afectadas de la Ciudad de México, fue transformado. Con la ayuda de más de 5,000 voluntarios, se convirtió en un albergue, cocina comunitaria, centro de distribución y más, organizado por civiles.

En el fermento que surgió en la respuesta al desastre, una visión evolucionó de una sociedad sustentable levantándose de los escombros. Para el tercer día, recuerda Arnold Ricalde de Cuatro al Cubo, una red de organizaciones ambientales, las necesidades inmediatas estaban siendo cubiertas y era tiempo de planear una reconstrucción sustentable.

Bio-Reconstruye México,” se llama una iniciativa de reconstrucción basada en la palabra para las técnicas de construcción natural – bioconstrucción, una arquitectura para la vida.

En un tiempo donde el gobierno está firmando contratos con grandes empresas para demoler en masa y construir casas de cemento estandarizadas, este movimiento está aprovechando la oportunidad de reconstruir bajo un modelo diferente – uno basado en el bambú, la tierra, la madera y principios de diseño ecológico que han sido utilizados en ecoaldeas alrededor del mundo. En vez de retirar los escombros inmediatamente, se está teniendo el cuidado de reutilizar los materiales hasta donde sea posible. Y en lugar de imponer un plan de desarrollo genérico, trabajan con la comunidad para reconstruir juntos de una manera congruente con la cultura local, la historia y los valores.

Acmed de los Santos de CASA (Consejo de Asentamientos Sustentables de América) lanzó una convocatoria a través de Facebook por parte del grupo, invitando a arquitectos, ingenieros, voluntarios, a cualquiera que tenga el interés de poner esa visión a trabajar en las secuelas del desastre.

En las primeras cinco horas, 80 personas respondieron. “Creció muy rápido, y me di cuenta de que necesitábamos estar organizados,” dijo Santos, cuya organización en Hidalgo, OmniUnity AC, promueve modelos de desarrollo regenerativos y ancestrales. Ellos crearon una planilla en Google donde la gente podía suscribir sus habilidades y disponibilidad. Un mes después de la primera publicación en Facebook, más de 650 entusiastas de la bioconstrucción se habían unido a la red, desde arquitectos y constructores naturales hasta diseñadores, mercadólogos, activistas y otros que deseaban apoyar el movimiento.

Esto además de los más de 5,000 voluntarios que se habían inscrito en Huerto Roma Verde, y toda una cadena de grupos ambientales que forman Cuatro al Cubo y CASA.

“Esta es una oportunidad de reconstruir de una manera que sea más inteligente, más eficiente, más resistente, más incluyente y más ambientalista,” dijo Santos. “Para muchos arquitectos, ingenieros y gente que capacita en diferentes técnicas para crear energía sustentable, captación de agua de lluvia y diseños ecológicos – es el momento de reunir estos esfuerzos.”

Miembros de esta red han respondido en cerca de 40 comunidades en los cinco estados más afectados y en la Ciudad de México con visitas de campo, talleres y otras intervenciones. Tienen equipos en 12 diferentes comunidades, donde han estado trabajando con los pobladores y brigadas ciudadanas para atender necesidades inmediatas – como albergues de emergencia, filtros de agua y baños composteros – y ahora se encuentran preparándose para una fase a largo plazo.

“No sólo estamos hablando de construir muros – estamos hablando de construir comunidades sustentables,” enfatiza Santos. Se trata de reconstruir el tejido social de las comunidades que ya estaba debilitada por los factores social y económico, y que fueron fuertemente traumatizadas por el terremoto y luego, al quedarse sin hogar.

“La idea es llegar con una brigada multidisciplinaria de trabajadores de la salud, arquitectos, constructores, permacultores, psicólogos… y trabajar con la comunidad en los aspectos menos visibles, también,” dice Santos. “Escuchamos, observamos, coexistimos, sonreímos, abrazamos, hacemos un análisis estructural sobre el potencial de la comunidad. Tenemos la oportunidad de crear resiliencia.”

Para Ricalde, el punto es canalizar la energía de la respuesta a la emergencia en una red permanente trabajando a favor del desarrollo sustentable. Todavía se requieren voluntarios y recursos por qué solo se han reconstruido el 5% de los hogares, dice. El grupo lanzó una campaña de crowdfunding y está acercando a fundaciones nacionales e internacionales.

“Esta es la visión: unir las diferentes redes que tienen una visión de comunidades sustentables, una visión de ecotecnias, de integración social, de salud alternativa, “ dice Ricalde. “Y entre más recursos tengamos, más podremos hacer.”

Uno de los primeros lugares donde BioReconstruye México ha intervenido es la aldea campesina de San José El Platanar, que fue casi destruida, dejando a veintenas de personas sin hogar. El pueblo es tan remoto que no tiene señal de teléfono, Internet ni servicio de autobuses. Desde el terremoto, el gobierno sólo ha llegado para hacer censos.

El bioconstructor Rubén Coxca, originario del norte de Puebla, logró conseguir una considerable donación de bambú de la Unión de Granjeros de esa zona. Junto con el arquitecto Elías Cattan de Taller 13, Luisa Correa de Bambuterra y el ingeniero Julio César Constantino, puso manos a la obra y empezó a trabajar con un equipo de voluntarios y habitantes locales para construir refugio para alrededor de 15 personas.

El diseño con forma de “A” con un tapanco como dormitorio fue un éxito inmediato con los pobladores locales, dijo Coxca. El Platanar nunca había visto un edificio de dos plantas, o una casa con tapanco.

“Todo el mundo quería una – incluso gente de aldeas vecinas,’” dijo Coxca.

Trabajar con el bambú fue una novedad, también, y los residentes quedaron sorprendidos con su flexibilidad y fuerza. El bambú tiene muchas ventajas, explica Coxca; demora 4-6 años al llegar a un tamaño adecuado para construcción, comparado a 25-50 años por un árbol. Es más resistente que la madera y más fuerte que el acero.

Además, el bambú tiene unas propiedades muy especiales, dice Coxca. “Es muy amable trabajar con esta planta; es hermosa y transmite un espíritu muy bonita. Para mí es muy poética.”

Ahora que todos en el pueblo tienen un lugar temporal para vivir, Coxca trabaja con el equipo de BioReconstruye México para llevar a cabo los sueños de la comunidad. Una meta es construir un centro comunitario, que incorporará ecotecnias como baños composteros y tratamiento de aguas grises. Una señal de Internet y computadoras parece estar al alcance, dice Coxca, ya que están en pláticas con donantes. Coxca espera reunir suficientes fondos para contratar hasta ocho de los jóvenes más hábiles.

El tercer y quizá más importante objetivo es salvar el río que fluye a través de El Platanar. A diferencia de la mayoría de los ríos en México, éste está aún limpio y lleno de peces. Mantenerlo así podría ser todo un reto con todos los trabajos de construcción que se llevarán a cabo – especialmente en el caso de una compañía de construcción de Monterrey que tiene planes de donar 15 casas construidas de la manera convencional, con cemento y acero. “Estamos buscando diferentes maneras en que esto puede ser hecho, por ejemplo instalando biodigestores”, dijo. “Esperamos llegar a un acuerdo donde tenemos una reconstrucción a partir del respeto del agua.”

Además del proyecto en El Platanar, Bio-Reconstruye México está armando un ambicioso plan para construir un centro comunitario y viviendas sustentables en tres comunidades más: San Gregorio en Xochimilco; Ocuilán, Estado de México; y Hueyápan, Morelos.

El permacultor y diseñador de ecoaldeas Odín Ruz de Organi-K enfatizó en la necesidad de preservar la identidad cultural. Por ejemplo, muchas casas en México tienen una cocina al aire libre; si eso es lo que la familia prefiere, la cocina en la nueva casa debe mantenerse afuera.

Lo que está sucediendo, dice Ruz, es que la gente es obligada a tomar lo que el gobierno les quiera dar. Muchos de ellos terminarán mirando atrás y dirán “Oh, después tuvimos que vivir en esa horrible casita gris construida por el gobierno donde siempre me enfermo, con la cocina adentro, y nunca me gustó eso.”

Bio-Reconstruye México quiere ayudar a las comunidades a utilizar el terremoto como catalizador para una vida en la que la gente mire atrás al terremoto y diga “Sí, fue difícil, pero boom! Despertamos en una situación mejor. No perdimos nuestra identidad cultural y la manera en que queremos vivir, pero mejoramos nuestro sistema ecológico, lo que nos da más congruencia con la Madre Tierra.”

Para más información sobre Bio-Reconstruye México y saber cómo puedes apoyar esta iniciativa, visita su página web y su página de Facebook.

Revolucionario pavimento “eco” limpia la contaminación y mejora la salud

Su nombre, Ecogranic, porque pronto lo tendrás en tus calles. Madrid ha apostado por él en la zona de Azca y ya son numerosas las ciudades españolas donde se ha instalado. 

Gran parte de los problemas respiratorios que nos afectan en el día a día están relacionados con la contaminación ambiental, especialmente en las ciudades donde se producen grandes cantidades de CO2 procedentes de los vehículos a motor y las calefacciones de las casas. 

A través de su departamento de I+D y la colaboración de la Universidad de Navarra, Pavimentos de Tudela consiguió dar con un tipo de pavimento que, además de cumplir con su función arquitectónica y estética, contribuye a la purificación del aire de la atmósfera y, por tanto, a una mejora en la salud de todos. 

Ecogranic combate la contaminación mediante un proceso de oxidación muy parecido al que realizan las plantas durante la fotosíntesis consiguiendo un efecto descontaminante  que  convierte los gases nocivos en compuestos inocuos. 

El resultado de la transformación genera nitratos y carbonatos que al ser transportados por la lluvia y el viento benefician a la vegetación evitando a su vez  que el pavimento se degrade a lo largo de su vida útil.

El compromiso de la empresa con el movimiento ecológico se aprecia también en la fabricación de este pavimento. Un 30% de su producción se sustenta a través de materiales reciclados procedentes de la construcción o el sector industrial.  Su formato se puede adaptar a cualquier color o acabado aunque su última novedad es el modelo 3D, que se estrenó en el barrio de Puertochico de Santander provocando el asombro de residentes y turistas por su originalidad. 

En Madrid la zona de Azca ha sido la elegida para probar este pavimento que eliminará la contaminación que producen más de 9.000 coches en un solo año convirtiéndola en un nuevo pulmón verde en el centro de la ciudad gracias a la investigación aplicada a esta idea revolucionaria. Así la acaba de reconocer en la revista Actualidad Económica que edita Unidad Editorial y que enmarca a Ecogranic como una de las 100 mejores ideas empresariales del año dentro de la categoría de ideas sostenibles. 

Salud y ahorro es lo que prometen desde Navarra con este invento español patentado en todo el mundo y que abre una nueva era en la pavimentación urbana sostenible y ecológica.

¿Como afecta la Gentrificación a nuestro hogares?

La palabra “gentrificación”; alude al desplazamiento de la población original de una zona urbana y su reemplazo por sectores más pudientes. En los últimos años, este fenómeno se registra en colonias de la Ciudad de México como Narvarte, Centro Histórico o Santa María la Ribera. Como ya sucedió con la Condesa o la Roma, en estas zonas, el aumento en las rentas ha provocado que sus vecinos se muden a otras áreas. Pero veamos las ventajas y desventajas de la elitización o gentrificación de una colonia:

-Zonas antes consideradas marginales son regeneradas mediante obras públicas, áreas verdes y emprendimientos inmobiliarios que la valorizan.

-Se ponen de moda e integran el circuito turístico de la ciudad, lo que genera una importante derrama económica.

-Las colonias gentrificadas comienzan a llenarse de tiendas, centros comerciales y restaurantes.

-Los servicios de transporte mejoran notablemente.

-Se mejoran los servicios públicos del lugar y se añaden otros nuevos, como parques, escuelas y bibliotecas.

-Hay más vigilancia y se reduce el número de delitos.

-Los edificios en mal estado son remodelados o demolidos.

-Se valorizan las nuevas propiedades, así como las más antiguas. En una década o menos, la plusvalía de un departamento o casa puede aumentar hasta el 100 por ciento.

-Se amplía considerablemente la oferta cultural de la colonia.

-Ante el alza de las rentas, vecinos de toda la vida deben mudarse. La colonia pierde parte de su historia e identidad.

-Los habitantes de rentas bajas se van y con ellos los lazos de solidaridad entre vecinos.

-Se generan choques de costumbres entre los residentes tradicionales y los nuevos.

-Las desarrolladoras se enfocan en rentas temporarias -como Airbnb- ya que los ingresos generados son más altos que los de rentas normales. Muchas familias deben marcharse.

Finalmente, más allá del impacto sobre la vida de los viejos y nuevos residentes, con la gentrificación, los mayores beneficiados son los desarrolladores, que compran a precio bajo cuando la colonia no está en su mejor momento, y luego venden por valores mucho más altos cuando la zona ya se encuentra regenerada.

Los propietarios que estén atentos a estos movimientos en la plusvalía y a la especulación en el uso del suelo podrán sacar una mejor tajada a la hora de desprenderse de su casa, sabiendo que en tanto no vendan, deberán pagar impuestos cada vez más altos.

De autopista a original jardín urbano

El paseo, de un kilómetro de longitud, recopila 228 especies botánicas del país por orden alfabético.

Algunas de las grandes ciudades del mundo quieren volver a ser hospitalarias con sus peatones. En el proceso, han comprendido que sus autopistas elevadas son solo el símbolo de un progreso mal entendido. Por eso, muchas de estas construcciones se están transformado en paseos urbanos a varios metros de altura, como el famoso High Line neoyorquino. Seúl (Corea del Sur) ha llegado esta semana un paso más lejos, creando en una de ellas un vivero en pleno centro. Más de 24.000 árboles y plantas componen esta gigantesca biblioteca botánica al aire libre llamada Skygarden.

En los últimos tiempos, Seúl ha sido noticia por casos de corrupción política y sus consecuentes protestas ciudadanas. Skygarden es por tanto algo más que una cura verde para una ciudad de 10 millones de habitantes y más de tres millones de vehículos registrados; las autoridades intentan reconciliarse con propuestas como esta con los habitantes de la capital surcoreana.

Este jardín urbano se abrió al público a mediados de mayo de 2017 / Estudio MVRDV

Durante los 70 surgieron en Seúl autopistas elevadas que intentaban aliviar el exceso de tráfico. En realidad, solo contribuyeron a contaminar el aire. Sus elevados costes de mantenimiento y una creciente conciencia sostenible han condenado a estas estructuras al desuso.

El Ayuntamiento de la ciudad permitió que se construyera sobre ella este “diccionario botánico viviente”. Así es como le gusta denominarlo a sus creadores, el estudio de arquitectura holandés MVRDV cuando habla del proyecto con Verne.

Esa estructura se ha transformado en un paseo de un kilómetro de largo que conecta el famoso mercado Namdaemun con algunos barrios del centro. En él se alojan 228 especies botánicas distintas, a 17 metros de altura y en estricto orden alfabético.

Vista nocturna de Skygarden / EFE

“El reto era lograr que una mole de cemento se convirtiera en algo más natural y atractivo, con un diseño práctico y ecológico y que se preocupara por el bienestar y el futuro de la gente de Seúl”, comenta Jareh Das, un portavoz del estudio MVRDV a través del correo electrónico.

Todavía hay que esperar para ver florecer muchas de esas especies, traídas desde varios puntos del país. Con ellas llegarán a Skygarden muchos otros colores de los que se pueden ver en estos primeros días. “Es la herencia natural de Corea del Sur llevada a su capital”, cuentan los holandeses.

Dibujo del estudio MVRDV que ilustra la variedad botánica que florecerá en Skygarden

Para cumplir con las particularidades de este original proyecto, el equipo de arquitecturos colaboró con el estudio de ingeniería surcoreano KECC y con el holandés Ben Kuipers,  especializado en arquitectura paisajística.

Sus creadores tuvieron que solucionar multitud de exigencias técnicas “al frenético ritmo asiático”, cuentan desde MVRDV. Skygarden ha nacido en apenas dos años, incluyendo un complejo sistema de riego integrado en el suelo de todo este paseo.

Se intenta que Skygarden repoble a su vez al resto del país con los distintos tipos de plantas y árboles que crecen en él. Se trata de un invernadero por el que se puede pasear y pararse a leer un libro en una biblioteca callejera, broncearse en un solario o admirar las vistas de la ciudad desde un observatorio. Es un jardín urbano pensado para un Seúl más amable.

Diseñador crea estudio debajo de puente

No hacía falta mucho: una mesa, una silla, unos estantes y algunos elementos decorativos –cuadros, fotos, un cactus y lámpara de butano– para hacer del lugar un rincón de trabajo acogedor. Lo difícil para el diseñador, afincado en Valencia, Fernando Abellanas fue subir todo eso justo debajo de un puente, pues se trata de un estudio “colgante” a varios metros del suelo cuya localización no ha querido revelar. Lo que sí ha hecho es contar sus motivaciones: “Abrir un debate sobre la vivienda alternativa” en un momento en el que los precios de los alquileres y de la vivienda en general se están volviendo a disparar, sobre todo en las grandes ciudades.}

Abellanas también ha querido rememorar su infancia, en concreto la sensación de esconderse de los adultos para disfrutar de la soledad. Tal es así que el estudio lo desmontará en cuanto haya quien lo encuentre. “De pequeño disfrutaba de cierta libertad al tiempo que me sentía seguro, al escuchar el ruido de los mayores de fondo”, cuenta este diseñador autodidacta, con un amplio catálogo de muebles autoproducidos. “Las grandes urbes matan al niño que llevamos dentro”, asegura y así lo denuncia con este proyecto “denuncia”.

Lo indispensable para trabajar

Lo indispensable para trabajar

El propio diseñador es quien ideó y soldó los rieles de los que se sustenta el estudio colgante, una plataforma móvil que, tras recogerle, la hace avanzar con una manivela hasta la pared donde se sitúa la zona de trabajo.

Facebook quiere construir su propia ciudad

Recreación de una de las calles de Willow Campus. OMA

Willow Campus contará con 1.500 viviendas de distintas tipologías, un supermercado, un cine, una farmacia y una plaza pública

Facebook construirá casas asequibles alrededor de sus oficinas

La actual sede de Facebook en Menlo Park, dentro del área californiana conocida como Silicon Valley, se les ha quedado pequeña a Mark Zuckerberg y los suyos. Desde que en 2015 abrió sus puertas, de la mano del prestigioso arquitecto canadiense Frank Gehri, el gigante tecnológico ha aumentado su peso en Internet y en el mundo, por lo que su cuartel general, en el que actualmente trabajan unas 9.000 personas, debe expandir sus fronteras.

Pero la falta de espacio no es el único factor que ha provocado que Zuckerberg anuncie sus planes de construir una pequeña ciudad. La subida continuada en los precios del alquiler de las viviendas de la zona, ha sido uno de los principales desencadenantes.

“Nuestro objetivo para Willow Campus es crear un barrio que provea los servicios comunitarios que tanto necesitamos,” explicó John Tenanes, vicepresidente de Facebook para instalaciones globales.

La urbe, a la que han bautizado como Willow Campus, está conformada por 1.500 viviendas de distintas tipologías. Además, contará con un supermercado, una farmacia , un cine y una plaza pública, es decir, pretende cubrir todas las necesidades de los habitantes de la zona, unos 34.000 aproximadamente.

El encargado de diseñar este complejo será Rem Koolhass, galardonado con el prestigioso premio Pritzker de arquitectura en el 2000 y fundador del despacho con base en Nueva York OMA. El presupuesto inicial con el que cuenta la propuesta es de 16 millones de euros y Facebook espera que la primera fase del proyecto esté terminado en 2021 y completamente finalizado en 2023.

La nueva ciudad se levantará sobre un terreno de 125.000 metros cuadrados que la compañía adquirió en 2015 en Menlo Park, a unos 30 kilómetros al sur de San Francisco y muy cerca de la actual sede.

Hinchazón de los precios

Internet se expande muy rápido y, aunque opere en un mundo virtual, necesita de medios físicos y tangibles. Desde 2010 se han creado alrededor de unos 650.000 puestos de trabajo en el área de la Bahía de San Francisco, pero la construcción de viviendas e infraestructuras capaces de sostener este auge no ha logrado mantenerse cerca de este ritmo de crecimiento profesional.

Las consecuencias, atascos día sí, día también, y un incremento desorbitado en las rentas, que ya de por sí son altas puesto que Menlo Park está cerca San Francisco, una de las ciudades más cara del mundo para alquilar, con un precio medio que orbita los 2.488 euros mensuales.

¿Con la construcción de Willow Campus se solventarán los problema de vivienda de Menlo Park? Puede que de forma parcial. Únicamente el 15% de las casas que Facebook construirá estarán por debajo de los precios de mercado. Cabe destacar que, estas nuevas residencias están pensadas para el uso mixto, es decir, podrán adquirirlas tanto trabajadores de la compañía como otros interesados.

El precio medio del arrendamiento en Menlo Park se ha triplicado desde que Zuckerberg anunció su mudanza a la ciudad en 2011. Según datos de Rent Jungle, a principios de ese mismo año, vivir en arrendamiento costaba alrededor de 961 euros mensuales. Se puede decir que era hasta barato si tenemos en cuenta la zona, pero eso cambió al poco tiempo del desembarco de la red social en Silicon Valley, ya que 2011 cerró con un precio medio de las rentas de 1.850 euros.

En la misma línea de crecimiento, según otros datos de Rent Jungle, en julio de 2017 alquilar una vivienda con un dormitorio costaba alrededor de 2.350 euros al mes y una de dos habitaciones ascendía a más de 3.300 euros.

Si estás pensando mudarte a Silicon Valley, y eres más de comprar que de alquilar, no te preocupes, hay burbuja para todos. El valor promedio de las casas ha aumentado desde los 456.500 euros en 2012 a los casi 760.000 euros en 2016, según datos de la inmobiliaria Trulia.

Con estos precios tan altos, hasta personas con salarios de 100.000 dólares (unos 85.000 euros al tipo de cambio actual) se han visto en apuros y han tenido que pedir ayuda personalmente a Mark Zuckerberg para poder pagar sus alquileres.

Un futuro nada alentador, inmobiliariamente hablando, si se tiene en cuenta el ritmo de crecimiento que caracteriza a las compañías tecnológicas que en cuestión de poco tiempo pueden aumentar su plantilla considerablemente. Por ejemplo, la plantilla de Facebook aumentó un 54% durante 2016 y se prevé que 6.500 trabajadores se unan a las filas de Zuckerberg en los próximos años. Más trabajadores, más casas se necesitan.

¿Héroes o villanos?

La enorme demanda de personal por parte de Facebook y otras empresas del sectorha obligado a irse de la zona a los vecinos tradicionales y ha provocado el colapso de las carreteras de Menlo Park. “No es un desastre natural, pero es un desastre artificial“, alarmó en 2016 el supervisor de San Francisco David Campos en relación a la falta de vivienda.

Los residentes se quejan de que cada mañana ir a sus respectivos trabajos es una verdadera odisea debido a los atascos que se producen y lamentan que ir a comprar algo al supermercado más cercano, que se encuentra a poco más de seis kilómetros, pueda llevar hasta 30 minutos por la congestión del tráfico.

Son muchas las voces que culpan a Facebook de este “desastre artificial” que ha tenido como epicentro a Menlo Park. La empresa de Mark Zuckerberg, que obtuvo beneficios de 12.400 millones de dólares en 2016, ha sido criticada por ofrecer a sus empleados una ayuda de 10.000 dólares a aquellos que se acercarán a su sede central.

Por otro lado, algunas de las propuestas de Facebook también son bien recibidas por los integrantes de la comunidad. La red social se ha comprometido a construir un supermercado y una farmacia, con el fin de evitar los desplazamientos que tantos estragos temporales estaban causando.

Además, la compañía tecnológica está invirtiendo millones en la reforma de la autopista U.S. Route 101 que atraviesa los Estados de California, Washington y Oregon, y que conecta directamente la sede con la ciudad de San Francisco.

El ‘boom’ de las ciudades tecnológicas

Pero Facebook no es la única empresa que está tratando de solventar los problemas que causa a su paso. Con la próxima apertura de Apple park en Cupertino, Santa Clara, California, la compañía que fundó Steve Jobs está pagando a la ciudad más de cuatro millones de euros para compensar la carga que está poniendo y que pondrá en el mercado de la vivienda. Más de 12.000 empleados se trasladarán a la nueva sede, y se estima que la demanda de casas en Cupertino aumentará en más de un 284%. La burbuja está asegurada.

Tampoco el gigante de las búsquedas se ha quedado atrás. Según publicó en junio The Wall Street journal , un portavoz de Google anunció que la compañía destinará casi 26 millones de euros para la adquisición de 300 apartamentos prefabricados, con el fin de ubicar a sus trabajadores en las cercanías de su sede Mountain View, también en Santa Clara.

Ampliación de la vía a Zacatecas, hasta 2017

Saltillo, Coah.- Después de dos años de mantenerse en la congeladora la modernización de la carretera a Zacatecas, en el tramo del Rastro Municipal a Derramadero, el director del Centro de la Secretaría de Comunicaciones y Transporte (SCT), Héctor Franco López, señaló que los trabajos de ampliación serán una prioridad, pero hasta 2017.

No obstante los fatales accidentes que se han presentado en la vía en las últimas semanas, las acciones de mejoramiento han sido pospuestas para dar prioridad a otras obras de carácter federal como la construcción de la carretera Cuatro Ciénegas-San Pedro de las Colonias, en las que se invirtió la totalidad de los recursos para este rubro de 2016, equivalentes a 710 millones de pesos.

“Se requieren 120 millones de pesos para ampliar a dos carriles por sentido más acotamiento por 10 kilómetros. Sabemos que es una cuestión de competitividad, así que es seguro que lo hagamos, pero hasta el próximo año”, dijo el funcionario federal.

La intención es que la vía sea de cuatro carriles, dos por sentido, más acotamientos en la sección en la que se han presentado más accidentes.

Una vez que se concluyan los trabajos se embellecerán los camellones y accesos de las colonias.

Además de la ampliación se van a hacer trabajos adicionales para administrar algunos escurrimientos que se presentan en las épocas de lluvia, a fin de que no se dañe la carpeta asfáltica.

Plaza Elite Para Saltillo

Con el plan de aprovechar el agua de lluvia y la utilización de paneles solares para autoabastecimiento de electricidad, además de instalar “ecopasto” en su estacionamiento, da inicio la construcción de lo que será la Plaza Elite en la esquina del bulevar Venustiano Carranza y la calle Real del Monte, en Rancho de Peña.

Saltillo.- En el norte de la ciudad, inició la construcción de una nueva plaza comercial que será ecosustentable, es decir, utilizará el agua captada de la lluvia, contará con paneles solares y ecopasto en el estacionamiento.

Plaza Comercial Elite será el nombre de ese nuevo desarrollo comercial que se ubica en la esquina del bulevar Venustiano Carranza y la calle Real del Monte (a un lado de la plaza comercial San Agustín), estará lista para febrero o marzo del próximo año.

La visualización arquitectónica del proyecto quedó a cargo de Juve 3D Studio y la construcción de la obra la realizan la empresa Inmobiliaria Constructora de la Garza PANIS SDRL. Actualmente en el terreno se puede apreciar el movimiento de tierras que realizan las máquinas.

De este proyecto, se dio a conocer que será una plaza comercial de dos niveles con 23 locales, el local más pequeño tendrá 65 m2 y el más grande 400 m2. Asimismo, durante la etapa de construcción se generarán 20 empleos.

De la plaza, se destacó que es un proyecto 100% ecosustentable; es decir, utilizará el agua que será captada en las losas de la obra, se reciclara y por medio de unas cisternas en el subsuelo, se reutilizará para el área de baños y el riego de jardines.

De igual modo, se comentó que contará con paneles solares para el servicio eléctrico, además de que en parte de los cajones contará con ecopasto, esto con el objetivo de que se pueda llevar a cabo la absorción del agua y se indicó que será la primera de este tipo a nivel local.

En el caso de los locales comerciales, se indicó que se contará con uno como ancla, aunque se descartó dar a conocer el nombre del mismo o de los demás negocios con los que actualmente se está en negociaciones, aunque entre estos últimos están restaurantes, farmacias, tiendas de conveniencia e incluso un banco, entre otros.

Además de los vinculados a cadenas comerciales, este tipo de proyectos regionales ya se diversifican intentando atender y apegarse al interés y afinidades de los consumidores locales.

Jóvenes mexicanos desarrollan papel para material de construcción

San Luis Potosí.- Alumnos del Instituto Tecnológico Superior de la Sierra Norte de Puebla —que forma parte del Tecnológico Nacional de México— han diseñado un procedimiento para fabricar muros hechos a base de papel de reciclaje, como sustituto de materiales de construcción. En entrevista para la Agencia Informativa Conacyt, hablaron del proceso de diseño y pruebas que han realizado.

Los alumnos Erick Atempa Hernández y Mario Ávila Cázares, creadores del proyecto, resaltaron que su proyecto se basa en la reutilización del papel de desecho para elaborar muros de casa habitación. Agregaron que el proceso de fabricación es barato y sencillo, consiste en hidratar el papel triturado, hecho esto se añade cemento y se hace una mezcla homogénea que se vierte en moldes adecuados al tamaño especificado. Para agregar firmeza a la estructura se emplea un refuerzo de malla que además funciona como soporte.

Para determinar los porcentajes adecuados de ingredientes, los alumnos realizaron una investigación donde, entre otras cosas, pudieron verificar las características físico mecánicas del producto, así como su pertinencia en la industria de la construcción. En los resultados de la prueba de compresión, el material alcanzó un total de 132.84 kilogramos-fuerza (kgf), mientras que la resistencia a la flexión se calculó en 45.50 kgf.

A pesar de la naturaleza de la materia base, y de acuerdo con las pruebas de inflamabilidad realizadas, estos muros de papel tienen la capacidad de resistir 230 grados Celsius antes de fracturarse o quemarse. Para finalizar el banco de pruebas, realizaron estudios de resistencia a la humedad o capilaridad, los resultados indican que las piezas creadas con este material absorben 43 por ciento de humedad.

Aplicación duradera

Para comprobar la hipótesis, crearon una casa-almacén de herramientas que se instaló en su institución hace aproximadamente tres años.

“Este modelo se ha estado monitoreando para determinar su resistencia a los cambios climatológicos, arrojando buenos resultados, ya que no ha sufrido deformaciones o fracturas de las placas”, indicó Erick Atempa Hernández.

Los creadores de esta técnica agregaron que se han realizado pruebas de absorción de pintura y de impermeabilizante, encontrando que no absorbe más de lo que otros materiales comunes lo hacen. Dado que el prototipo sigue en pruebas, no es posible determinar su duración; sin embargo, estiman que tenga un tiempo de vida útil de cinco a diez años.

En relación con la rentabilidad, comentaron que ya realizaron una comparación de costos con cuatro de los materiales usados actualmente en la construcción de inmuebles.

Exitosa participación en ferias de ciencias

Por su parte, el profesor Rafael Garrido, asesor del proyecto, señaló que “es importante impulsar a los jóvenes a que hagan este tipo de proyectos y participen en eventos como ExpoCiencias, porque les permite ver e interactuar con otro tipo de personas”.

Abundó que con este proyecto los jóvenes investigadores han participado en eventos regionales, nacionales e internacionales, obteniendo reconocimiento en todos ellos; así como también han participado la Feria Nacional de Ciencias e Ingenierías (Fenaci) impulsada por el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt). (CONACYT)

 

Tendencias de la Construcción en México

Como sucede con muchos desarrolladores de comunidades de retiro y complejos turísticos, últimamente las empresas constructoras mexicanas han buscado construir proyectos en comunidades costeras de México enfocándose a un mercado de personas con posibilidades económicas, y sin embargo, están diseñando sus unidades residenciales para atraer al mercado estadounidense y canadiense. Al hacer esto, estas empresas han estas empresas han desplazado los materiales de construcción utilizados tradicionalmente en México, los cuales incluyen materiales locales adaptados al clima y a las condiciones ambientales locales. En la mayoría de los casos, este estilo de construcción es más eficiente en cuestión de recursos y tiene una menor huella ambiental.

Sin embargo, más del 60% de los encuestados por ICF para este estudio indicaron que la “sustentabilidad ambiental” fue una consideración importante al momento de tomar la decisión de compra de su vivienda. Claramente, el mercado del turismo de playa y de segundas residencias está en una buena posición para aprovechar esta necesidad de los consumidores.

México cuenta con una tradición arquitectónica que favorece el diseño y construcción de bajo impacto además de ser ambientalmente responsable. El uso de materiales como el adobe, de pintura en paredes de colores claros o blancos para reflejar el calor, la vegetación para proporcionar sombra y la colocación de fuentes en los patios, con son solamente algunas de las maneras en que las tendencias arquitectónicas de México han respetado históricamente las condiciones naturales. Actualmente, los desarrolladores de complejos turísticos y de comunidades para el retiro en México diseñan para un “estilo de vida importado” que atrae a una parte del mercado, pero que pierde los beneficios de ahorro de energía y agua. De hecho, un estudio de la UNAM realizado en el 2007 reflejó que los edificios mexicanos consumen el 25% de toda la electricidad, producen el 20% de toda la basura y el 20% de las emisiones de carbono. En comparación, los edificios utilizan el 39% de la energía y el 74% de toda la electricidad producida en los Estados Unidos.

Como parte de un programa federal para optimizar el uso de la energía, México inició un programa para dar seguimiento oficial al uso de energía y agua en los edificios, y aunque México ha desarrollado un sistema de auditoría ambiental que se enfoca principalmente a la industria en general, no cuenta con un sistema de certificación de prácticas “verdes” para ningún tipo de construcciones. La recolección de información necesaria es el primer paso para determinar cómo México puede aprovechar las oportunidades del entorno. En segundo lugar, hacer que se cumplan los estándares y reglamentos existentes a nivel federal, estatal y municipal fomentaría que la industria de la construcción tomara las acciones necesarias para su cumplimiento. En estas líneas, el Consejo Mexicano de Edificación Sustentable está capacitando a arquitectos, ingenieros, inspectores y desarrolladores de proyectos en los estándares LEED para la construcción de edificios comerciales y residenciales y buscando cómo estos estándares pueden ser aplicados a los reglamentos de construcción existentes.

La Universidad Iberoamericana y la Universidad Autónoma de Baja California ofrecen carreras relacionadas con el sector turismo, pero la UIA es la única en su tipo en ofrecer la carrera de arquitectura que se enfoca tanto al turismo y a la planeación para el uso sustentable de la tierra específicamente para comunidades de retiro y complejos turísticos. Con esta capacitación adicional, la siguiente generación de arquitectos e ingenieros que será responsable de la planeación urbana podrían estar en posibilidades de obtener nuevamente los éxitos de la rica arquitectura y planeación de México del pasado, mientras que se respetan los reglamentos y la normativa ambiental vigente.

Fuente