Existen infinidad de estilos arquitectónicos, y aunque parezca que es algo que solo interesa a ingenieros y arquitectos, no es así. Conocer los estilos arquitectónicos te permite tener una mejor idea de la casa que quieres, y que querrás pedir luego a un arquitecto.

Sin embargo, como decíamos al principio, existen un montón de estilos arquitectónicos. Esto es debido a que con el tiempo no paran de surgir nuevos estilos. Ya en la prehistoria empezaron a surgir los primeros estilos arquitectónicos que han ido perfeccionándose o adaptándose a las tendencias del momento.

Es por esa razón que es muy difícil identificarlos todos, y por eso mismo, hemos querido seleccionar para este artículo los 5 estilos arquitectónicos más demandados por los usuarios. ¿Listo para encontrar el tuyo?

Estilo Minimalista

La arquitectura minimalista surge a finales de los años 60 en Nueva York, y se basa en buscar el máximo espacio posible, contando con un diseño funcional y eliminando todos los detalles superfluos de la decoración.

Pese a su simpleza, es uno de los estilos más difíciles de conseguir ya que busca transmitir lo máximo con lo mínimo. Es uno de los estilos más usados en el alquiler vacacional y el estilo que buscan dar a las viviendas los Home Stagers.

Los Home Stagers son profesionales que ayudan a mejorar la imagen de un inmueble para que se pueda vender de forma rápida. Por ello, en su mayoría abogan por el estilo minimalista para que cada cliente pueda imaginarse cómo quiere la casa cuando la vaya a ver.

El minimalismo en arquitectura - Detea

Se emplean materiales como la madera tanto en las construcciones como en los muebles, al igual que materiales como el cemento pulido, vidrio u otros materiales ecológicos.

En cuanto a la selección de muebles se busca como siempre respetar el minimalismo, buscando la funcionalidad y el orden. Los accesorios deben ser pocos, como mucho una planta o un jarrón. Se busca la funcionalidad de los muebles.

Predominan los colores neutros como el blanco, gris o negro tanto en las paredes como en los muebles. Es decir, monocromáticos en todas las superficies. Aunque el blanco es el que más destaca por dar sensación de amplitud.

También predominan las superficies lisas, sin decoraciones ni estampados. Al igual que en los tejidos se pueden utilizar materiales como el lino, pero siempre respetando los colores lisos y buscando la uniformidad.

Estilo Moderno

La arquitectura moderna comprende una amplia gama de estilos que se desarrollaron en todo el mundo a comienzo del siglo XX, concretamente entre el año 1920 y el 1950.

Habría que fechar realmente a este estilo arquitectónico en el siglo XIX con el diseño posmodernista. El estilo posmodernista se fue desarrollando gracias a la aparición de grandes arquitectos como Walter Gropius o Mies Van Der Rohe. Estos, hicieron obras más destacadas para su época consiguiendo así un propio estilo: el modernista.

El estilo moderno se caracteriza por el uso de materiales como el acero o el cristal. Además, un dato curioso es como este estilo, junto a la edad de las máquinas, fue el que impulsó la aparición de las ventanas de cristal. Estas ya funcionaban en Inglaterra en el siglo XVII y en Francia dos siglos antes, pero no fue hasta años después cuando se popularizó.

El estilo arquitectónico moderno, al igual que el minimalista, busca eliminar todos los detalles innecesarios. Se centra en crear construcciones con asimetría intencionada. En el interior se centra en los espacios abiertos, techos planos y ángulos rectos.

salón estilo moderno estilo arquitectónico

A diferencia del minimalismo, en el estilo moderno se utiliza la combinación de colores.

Los muebles utilizados en el estilo moderno suelen contar con un diseño limpio y simple, con pocas decoraciones, respetando siempre el minimalismo. Suelen estar elevados también del suelo aportando mayor ligereza y espacio visual al espacio.

Los colores destacados en este estilo son los tonos claros como el blanco o el beige, aunque también destaca algún que otro negro. Lo más destacado es que los colores se centran en colores naturales, es decir, tienen una tonalidad tierra. Cuando usan colores llamativos es para algo en concreto no para una superficie entera.

Otra de las características más importantes es que busca la amplitud de la habitación evitando a ser posible las paredes. Son los muebles los que limitan las partes de la casa. Para ello se ayudan de mucha luz natural y los colores claros ya mencionados, que hacen más amplia la vivienda.

Estilo Contemporáneo

El estilo contemporáneo suele confundirse con el moderno. El contemporáneo surge a partir de los años 70, hasta el día de hoy. Es un estilo que está en constante cambio debido a las tendencias e innovaciones del momento.

En otras palabras, es un estilo actual que busca romper con todo lo tradicional y estar a la vanguardia de la moda.

Se centra en el equilibrio arquitectónico y en el interior busca la amplitud, fusionando diferentes estancias de la vivienda como el comedor y la cocina. Tiene una distribución aleatoria cuidando el uso de líneas simples combinadas con algunas líneas curvas o geométricas.

cocina contemporánea estilo arquitectónico amplia y blanca

Se utiliza la mezcla de materiales como la madera, metal, piedra o vidrio aportando una mayor riqueza a la estética visual. Los muebles y el uso de accesorios con diferentes tejidos, como el algodón o lana, también son algo característico.

La combinación de colores predomina en este tipo de estilo, pero siempre cuidando la uniformidad utilizando colores del mismo tono. Después de todo, uno de los aspectos claves del estilo contemporáneo es crear un espacio amplio centrándose en la individualidad y el estilo personal.

El principal objetivo de este estilo es que haya un ambiente de confort. La casa debe ser cómoda para quien la habite pero sin dejar a un lado la estética. Usa una paleta de colores variada y aboga por formas geométricas a la vez que limpias.

Los grandes ventanales también aportan a la vivienda un plus de modernidad. Mucha iluminación de manera natural.

Estilo Nórdico o Escandinavo

El estilo nórdico surgió a principios del siglo XX en los países del norte de Europa, como Suecia o Dinamarca. Se caracteriza por su sencillez y funcionalidad pero sin renunciar al diseño. Pese a ser parecido al estilo minimalista, también toma parte del diseño moderno.

Predomina la madera. Ya no solo en acabados o muebles sino en tabiques o paredes. También se encuentran en las vigas de los techos. Se utilizan maderas en tonos claros al igual que el uso de colores también claros y el uso de grandes ventanales.

cocina nórdica y escandinava estilo arquitectónico amplitud y plantas

Los grandes ventanales son una necesidad. En estos países de Europa del Este, el sol se da muy poco, por lo que toda luz natural es buena. Además, ayuda a hacer más grande la habitación.

Los muebles de este tipo de viviendas son de madera y metal tanto en el interior con en los exteriores. Son sencillos con líneas curvas pero suaves. La intención es que se cree una armonía entre la vivienda y los muebles.

Al igual que en el estilo minimalista predominan los colores neutros como el blanco, negro o gris. Por último, no podemos olvidar las plantas, uno de los elementos fundamentales en este tipo de estilos.

La naturaleza en este estilo es punto clave para su desarrollo. A eso le añadimos texturales naturales que hacen sentir a gusto a la persona que se encuentre en la casa.

Estilo Rústico

El estilo rústico es el de toda la vida. Es para aquellas personas que se identifican con las típicas casas de campo o casas rurales y que creen que vivir así es una buena forma. Busca crear espacios tranquilos, acogedores y donde predomina la naturaleza.

cocina rústica estilo arquitectónico bajos techos y madera

El estilo rústico busca estar rodeado de la naturaleza. Sus construcciones son de poca altura, como mucho de dos plantas, aunque incluye zonas exteriores como terrazas, patios o jardines.

Se utilizan materiales como la piedra y la terracota en las paredes, madera en los suelos y uso de vigas vistas. Los muebles de las casas rústicas suelen ser de materiales naturales buscando siempre lo natural. Predominan los colores cálidos como el blanco o marrón.

El barro también es, junto a la piedra, uno de los materiales más importantes en este estilo. También usa para los muebles las fibras naturales como el algodón, la lana o el lino. Las alfombras y cortinas son elementos principales en la decoración. Y los estampados son de flores o cosas naturales.

Se busca la amplitud de espacio en la cocina, con muebles como siempre de madera, y el uso de mármol o piedra, al igual que en los baños. También predominan la decoración con viejos utensilios para dar un toque más campestre.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *