El frío ya empieza a asomarse e, igual que hemos hecho con el cambio de armario, necesitamos preparar nuestra casa para que no nos pillen desprevenidos las bajas temperaturas.

Aunque en algunos puntos del país aún se superen los 20º a mediodía, en otros, el frío ya se ha impuesto a todas las horas del día. Sea como sea, ya hemos llegado de pleno al otoño y la oscilación térmica entre la mañana y la noche es evidente en cualquier rincón. Así que, estemos donde estemos, lo más recomendable es que empecemos a adaptar nuestra casa a los meses más fríos del año que cada día tenemos más cerca, al igual que hemos hecho con nuestras prendas de vestir con el tedioso pero necesario cambio de armario.

Aunque parezca una tontería, es importante hacer una buena puesta a punto de nuestro hogar a fin de optimizar todos los recursos que tenemos a nuestro alcance para combatir el frío antes de que llegue a nuestras casas. De esta forma, si hay cualquier cosa en mal estado o que no funcione, tendremos tiempo de corregirlo y las bajas temperaturas no nos pillarán desprevenidos.

La idea es, como siempre, activar el chip de la conducta eficiente para conseguir generar y mantener la máxima calidez en nuestro hogar con el mínimo gasto energético, lo que contribuirá a mantener a raya la factura energética y a garantizar nuestra sensación de confort en casa. Pero, ¿por dónde empezamos?


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *