La vida urbana es un estilo adoptado por muchas personas que quieren tener cerca sus lugares de trabajo, cafés, restaurantes, tiendas, espacios de servicios, etc. Esto conlleva a que en las ciudades sea común encontrar apartamentos o viviendas reducidas, dispuestos en varias plantas, con el fin de generar más valor al espacio vertical y sin ocupar grandes superficies de terreno.

Configurar este tipo de espacios reducidos no es una tarea sencilla. Se trata de integrar diversas actividades y funciones, lo que pone a prueba nuestra cespacios apacidad de análisis y creatividad.

Un elemento esencial para la solución organizativa de los espacios reducidos es el uso de muebles multifuncionales, a los cuales podemos dar un doble uso. Son capaces de cumplir con dos o más funciones y son utilizados en diferentes ambientes con el objetivo de aprovechar cada centímetro del espacio físico interno.

El mueble multifuncional a lo largo de la historia

Los muebles, al igual que la arquitectura y otros ámbitos del diseño como el interiorismo, han evolucionado sobre la base de las necesidades de los usuarios, la cultura, moda, disponibilidad de materiales, circunstancias sociales, entre otros.

La historia de los muebles multifuncionales no es reciente y un ejemplo tradicional es el típico sofá cama. En 1931, la empresa de Bernard Castró comenzó a construir su propia marca de sofás convertibles y actualmente muchos de estos muebles han adaptado su diseño, mejorando sus mecanismos de apertura y su aspecto estético.

Ventajas del uso de muebles multifuncionales en espacios reducidos

Los muebles multifuncionales ofrecen muchos beneficios, siendo algunos de estos:

  • Maximización del espacio: usar el mobiliario adecuado nos permite aprovechar los ambientes de una forma más eficiente, permitiendo que el usuario pueda circular de forma cómoda, en un ambiente armonioso y espacioso.
  • Organización: este tipo de muebles nos permite contar con espacios de almacenamiento, que reducen visiblemente el número de objetos en la habitación, lo que dará la percepción de un espacio más ordenado, limpio, amplio y acogedor.
  • Bajos costos: comprar o fabricar un mueble multifuncional puede ser la alternativa menos económica, sin embargo, al cumplir diversas funciones, reducimos la compra de una mayor cantidad de muebles.

Clasificación de los muebles multifuncionales

Los muebles multifuncionales suelen tener una función principal que es evidente a primera vista y, para visualizar las funciones secundarias, solemos utilizar algún sistema mecánico. Podemos clasificarlos en:

Plegables: son aquellos que para convertirse se doblan en algún punto o a una altura especifica del mueble. Por ejemplo: las mesas plegables adosadas a la pared.

Muebles plegados

  • Expandibles: los que tienen extensiones ocultas, que se contraen o expanden según el uso. Por ejemplo: las mesas de comedor con extensiones que permiten que alcancen más comensales.

muebles que se pueden apliar

Modulares: estos son los que se componen de distintas piezas que se arman y desarman para generar otra composición visual del mueble. Por ejemplo: una repisa conformada por dos sillas.

sillas modulares

  • Giratorios: son aquellos que tienen varios elementos que giran en torno a un punto o eje para lograr una forma adaptativa al espacio. Por ejemplo: una mesa de centro que gira para disponer de más espacio.

muebles rotatorios

Deslizables: son aquellos que al deslizarse permiten mostrar u ocultar elementos. Por ejemplo: las gavetas bajo la cama o bajo un sofá.

muebles móviles

  • Con compartimientos ocultos: este tipo de muebles son los que suelen disponer de espacio de almacenamiento oculto.

muebles con cajones ocultos

Ejemplos prácticos del aprovechamiento del espacio con muebles multifuncionales

Aprender a sacar partido del mobiliario multifuncional es esencial para garantizar una habitación bien organizada, estética, versátil y sobre todo funcional. A continuación, te menciono algunos casos prácticos que pueden ayudarte en el aprovechamiento del espacio:

  • Utiliza las paredes: coloca en las paredes repisas que integren mesas plegables que te ayuden a improvisar un área de estudio o bien contar con una mesa auxiliar que te permita realizar diversas actividades.

Adapta al mobiliario existente: integra elementos de soporte en tus muebles existentes de forma que te permitan darle un segundo uso. Por ejemplo: puedes integrar en los brazos de un sofá mesas auxiliares para colocar bebidas o aprovechar la parte posterior para crear una barra que te sirva como desayunador.

salón-comedor

  • Juega con las alturas: puedes personalizar muebles de doble altura que te permitan en la parte superior contar con una cama o un escritorio y en la parte baja colocar escaleras con cajones ocultos.
  • Mobiliario apilable: este tipo de mobiliario es el que se dispone uno sobre otro. Si sueles no contar con sillas o taburetes para tus invitados, puedes disponerlos de forma apilable y que a su vez sirvan como elementos de almacenaje.

Sin duda alguna, el mobiliario multifuncional se ha reinventado con el objetivo de brindar soluciones auténticas y objetivas para diversos espacios. Sobre todo, para aquellos que anteponen al estilo de vida del individuo, se han visto reducidos en superficie.

Aunque, incorporarlos en los apartamentos y viviendas supone un reto, esto nos hará comprender el valor del buen uso del espacio a través de soluciones funcionales, versátiles y estéticas.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *