La conducción con remolque no es tan complicada como en principio puede parecer, sobe todo si nunca has llevado un vehículo con enganche. Pero sí conviene tener en cuenta unos cuantos puntos clave.

 

Conducir con remolque

 

Aquí van algunas recomendaciones importantes.

¿Qué carné de conducir necesito?

Si el conjunto vehículo/remolque no va a superar los 3.500 kilogramos, es suficiente con el permiso de conducir B.

 

Land Rover con remolque

 

¿Hay que asegurar el remolque?

En principio, si el remolque es de los denominados “ligeros”, con un peso inferior a los 750 kilogramos, no es necesario asegurarlo, ya que queda cubierto por el seguro del vehículo al que va enganchado. Si el remolque pesa más de 750 kilogramos, necesita llevar su propio seguro. Lo normal, en cualquier caso, es declarar en tu compañía la instalación de la bola de enganche. En algunas cobran un pequeño suplemento en la prima (unos 10 euros), en otras, no cobran nada.

¿Cuánto peso puede arrastrar mi coche?

En las ficha técnica de tu vehículo tienes los datos de peso máximo, carga máxima y carga máxima remolcable. A modo de guía, se estima que el peso del remolque, incluyendo la carga, no debería superar la mitad del peso del vehículo al que se va a enganchar.

Remolque

Conducción con remolque: practicar antes de empezar

Si no has manejado nunca antes un vehículo con remolque, busca  una zona amplia y despejada (una explanada asfaltada sería ideal) y, antes de meterte en ciudad o por zonas complicadas, practica. Las maniobras son el punto más  complicado al principio, sobre todo cuando toca dar marcha atrás. Ten en cuenta que el remolque, al dar marcha atrás, se dirige hacia el lado contrario al del vehículo tractor. Inicia siempre la maniobra de marcha atrás con el remolque y el vehículo alineados, no intentes nunca realizar un giro muy grande de una sola vez, y no dudes en abortar la maniobra y volver a empezar de nuevo cuantas veces sea necesario.

Verifica las presiones de los neumáticos

No te olvides de este punto, es fundamental adaptar las presiones a lo recomendado por el fabricante en el manual de instrucciones del vehículo. Al igual que hay que ajustar las presiones de los neumáticos para conducir con carga, también hay que hacerlo para tirar de un remolque.

Cómo cargar el coche… y el remolque

La norma básica para una conducción eficiente es no cargar nunca más de lo necesario, aunque ya sabemos que eso, a veces, es imposible… En cualquier caso, y sobre todo si no llevas un coche con suspensión autonivelante, intenta aligerar al máximo la carga que llevas en el maletero del vehículo, para que la zona trasera no baje la altura. En el remolque, hay que intentar que el centro de gravedad (cdg) quede justo delante de las ruedas del remolque. Con unos 10 ó 20 centímetros es suficiente para que el remolque se transporte con seguridad en curva y en recta. Si el cdg está muy adelantado, el remolque no girará correctamente. El remolque debe quedar nivelado y, si acaso, más bajo de la parte delantera que de la trasera.

Frenada: alarga la distancia de seguridad

Mucho ojo a la hora de frenar con un remolque. Es fundamental al conducir con remolque alargar la distancia de seguridad con el vehículo que nos precede, sobre todo al conducir con niebla o sobre firme mojado, pues en caso de tener que realizar una frenada de emergencia necesitarás más metros para detener el vehículo. Procura evitar reducciones bruscas de velocidad y frenadas en seco. La clave: utilizar el “freno motor” ayudándote del cambio de marchas, y conducir con anticipación.

land rover remolque 01

Adelantamientos con remolque

Fundamental a la hora de afrontar una maniobra de adelantamiento tener en cuenta no sólo que el vehículo con remolque no responderá igual debido al mayor peso, sino también que la longitud total de tu coche es muy superior. En general, los adelantamientos durará más, por lo que necesitarás más metros. Asegúrate de haber sobrepasado totalmente al vehículo al que adelantas antes de volver de nuevo al carril.

Efectos del viento lateral en la conducción con remolque

Si ya es más complicado conducir con viento fuerte, te confirmamos que el peor enemigo de la conducción con remolques es el viento, sobre todo si es lateral o cruzado. Un reparto adecuado del peso en el remolque reduce los posibles vaivenes que puede causar el aire, pero la mejor opción si la cosa se complica y los vientos son muy fuertes es reducir la velocidad o incluso detenerse y esperar a que “sople” con menos fuerza.

Subir y bajar cuestas con remolque

Llaneando y sin viento frontal, con la velocidad de marcha estable, apenas notaremos que tiramos de una caravana. Pero cuando llega una pendiente es cuando notaremos que llevamos enganchado un remolque, sobre todo si no nos anticipamos al perfil de la carretera. No dejes que el motor caiga de vueltas afrontando la subida en marchas largas, es mucho más eficaz y seguro (y menos dañino para el motor, aunque no te lo creas), reducir una marcha antes de iniciar la subida y afrontarla con el motor preparado.

Por último, y como consejo número 11, pero que bien podría ser el primero, revisa de forma periódica aunque  no lo utilices, y siempre que vayas a hacerlo, la fijación del enganche, el funcionamiento del freno del remolque en caso de tenerlo, y el correcto funcionamiento de las luces.

Mercedes con remolque

Otras formas de transportar cargas poco habituales en el coche también tienen sus especificaciones. Si has de transportar una bicicleta en el coche, por ejemplo, tienes multitud de opciones: meter la bici en el coche o adquirir un accesorio portabicicletas.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *