La maquinaria de compactación debe dejar la capa de asfalto totalmente plana, lisa y con agarre, todo ello con el objetivo de asegurar el confort de la marcha. Las capas de asfalto se deben compactar para lograr una gran densidad de material, es decir, para eliminar en la medida de lo posible los espacios vacíos. De esta forma se consigue estabilidad en las capas y resistencia al desgaste y las deformaciones.
Existen distintos tipos de maquinaria de compactación y a continuación vamos a explicar brevemente para que se utiliza cada uno de ellos
  • Estáticos: La compactación estática se produce gracias al peso intrínseco de las apisonadoras de rodillos, que pueden ser tándem o de neumáticos. En la compactación estática con rodillos tándem la carga estática es líneal y resulta adecuada cuando la extendedora ha realizado una precompactación insuficiente o también con el objetivo de “planchar” las capas. En la compactación estática con rodillos de neumáticos se produce un efecto de amasado gracias a la carga de la rueda y a la presión interna del neumático y es adecuada en tratamientos superficiales y asfaltos delicados. En general, hay que tener en cuenta que el rendimiento de la compactación estática es relativamente bajo si lo comparamos con la compactación por vibración.
  • Vibración: Los rodillos vibrantes son versátiles, muy potentes y precisan menos pasadas que los estáticos. Los equipos de compactación dinámica se utilizan mucho en la construcción de terraplenes y capas de firme por su alto rendimiento. La vibración
    reduce la fricción interna de la mezcla de áridos, de manera que la densidad de estratificación aumenta debido al efecto del peso propio y de la carga dinámica. Eso sí, hay que tener cuidado porque si se producen demasiadas pasadas con rodillos de vibración se puede provocar un esponjamiento perjudicial y anomalías en la ligazón de la estructura
  • Dinámicos: Entre la maquinaria de compactación dinámica destacan los pisones, que emplean el motor para elevarse del suelo alrededor de 20 cm ejerciendo una fuerza de compactación que depende de su peso y de la propia altura de elevación. Los pisones son las maquinarias más pequeñas en una obra y se emplean habitualmente en zanjas, terraplenes, en la cimentación de edificios, etc. En otro post ya explicamos las diferencias entre pisones de gasolina y de gas.

También hay que saber que, antes de utilizar cualquier tipo de maquinaria de compactación, se puede realizar una precompactación con la extendedora. Con ello se conseguirá la uniformidad de la capa de asfalto y se comenzará con el proceso de compactación cuando la temperatura de la mezcla todavía es elevada.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *