Avanza la construcción del primer puente metálico impreso en 3D

La startup holandesa MX3D ha revelado nuevos detalles sobre sus planes para construir el primer puente metálico impreso en 3D sobre un histórico canal en Ámsterdam.

Originalmente pensado para ser construido en su lugar, nuevas investigaciones concluyeron que el diseño habría puesto demasiada tensión en las paredes del canal. Así que volvió al estudio, donde el diseño actualizado está ahora en construcción. Con curvas complejas y una luz de 12 metros, el puente está siendo construido por el sofisticado robot 3D impreso de MX3D. Y con alrededor de un tercio de la estructura ya completada, su instalación en el canal Oudezijds Achterburgwal está agendada para a finales de 2018.

El puente no solo permitirá el paso de ciclistas y peatones, sino también será un “laboratorio viviente”, cuyo rendimiento será monitoreado y analizado por MX3D y un equipo de investigadores del The Alan Turing Institute. Una red de sensores será instalada en el puente para recopilar información estructural, tal como desplazamiento, vibración y tensión, además de factores medioambientales como temperatura y calidad del aire. Toda esta información será ingresada a un modelo 3D actualizado del puente, el cual permitirá a los diseñadores aprender sobre su rendimiento y redefinir sus diseños para futuras iteraciones.

Mark Girolami, profesor y jefe de estadísticas del Departamento de Matemáticas en la Imperial College London, explica:

El puente metálico impreso en 3D que será instalado el próximo año será un hito en el ámbito de la ingeniería. Este enfoque multidisciplinario y enfocado en la recopilación de información en tiempo real también marcará un cambio en la forma en que los puentes son diseñados, construidos y administrados, generando nuevas ideas para la próxima generación de puentes y otras estructuras públicas.

Confirman construcción de la Plaza Coahuila en Saltillo

La secretaria de Infraestructura en el estado, María Esther Monsiváis Guajardo confirmó que trabajan en la construcción de una nueva plaza en el Centro Histórico de la ciudad.

La secretaria de Infraestructura en el estado, María Esther Monsiváis Guajardo confirmó que trabajan en la construcción de una nueva plaza en el Centro Histórico de la ciudad, a través de la cual buscan aprovechar espacios que ya eran poco aprovechados por sus propietarios; la funcionaria expresó que aún está pendiente definir la inversión que harán en esta área. 

Este medio informó que se licitó y ya se realizaban los trabajos para la demolición de las casas y demás inmuebles que se encuentran en la manzana conformada por las calles Juan Antonio de la Fuente, Mariano Matamoros, José María Arteaga y el bordo del arroyo. 

Monsiváis Guajardo comentó también que el nuevo espacio será llamado Plaza Coahuila, ya que estará a unos metros de la primaria del mismo nombre. La funcionaria dio a conocer que desde hace dos años se trabaja en la adquisición de los inmuebles por parte del Gobierno del Estado. 

“Todas las fachadas alrededor de esta plaza las rehabilitaremos, estaremos rehabilitando alrededor de 400 ó 500 fachadas de toda esa zona para que estén acorde al Centro Histórico y guardando las normas”, declaró la titular de la dependencia estatal. 

Monsiváis Guajardo dijo que aún no está definido el monto que destinarán para la habilitación de esta área verde y tampoco el plazo para su construcción, sin embargo, dijo que es un proyecto que está en marcha, al menos en la fase de demolición de las construcciones que había en esa zona. 

El dato
> El nuevo paseo público será construido entre las calles De la Fuente, Matamoros y Arteaga, en el Centro Histórico. 
> Aún no se ha definido el monto a invertir. 
> Desde hace dos años, el Gobierno del Estado está adquiriendo los predios. 
> A la par, serán remodeladas 500 fachadas de los alrededores.

Tendencias de la Construcción en México

Como sucede con muchos desarrolladores de comunidades de retiro y complejos turísticos, últimamente las empresas constructoras mexicanas han buscado construir proyectos en comunidades costeras de México enfocándose a un mercado de personas con posibilidades económicas, y sin embargo, están diseñando sus unidades residenciales para atraer al mercado estadounidense y canadiense. Al hacer esto, estas empresas han estas empresas han desplazado los materiales de construcción utilizados tradicionalmente en México, los cuales incluyen materiales locales adaptados al clima y a las condiciones ambientales locales. En la mayoría de los casos, este estilo de construcción es más eficiente en cuestión de recursos y tiene una menor huella ambiental.

Sin embargo, más del 60% de los encuestados por ICF para este estudio indicaron que la “sustentabilidad ambiental” fue una consideración importante al momento de tomar la decisión de compra de su vivienda. Claramente, el mercado del turismo de playa y de segundas residencias está en una buena posición para aprovechar esta necesidad de los consumidores.

México cuenta con una tradición arquitectónica que favorece el diseño y construcción de bajo impacto además de ser ambientalmente responsable. El uso de materiales como el adobe, de pintura en paredes de colores claros o blancos para reflejar el calor, la vegetación para proporcionar sombra y la colocación de fuentes en los patios, con son solamente algunas de las maneras en que las tendencias arquitectónicas de México han respetado históricamente las condiciones naturales. Actualmente, los desarrolladores de complejos turísticos y de comunidades para el retiro en México diseñan para un “estilo de vida importado” que atrae a una parte del mercado, pero que pierde los beneficios de ahorro de energía y agua. De hecho, un estudio de la UNAM realizado en el 2007 reflejó que los edificios mexicanos consumen el 25% de toda la electricidad, producen el 20% de toda la basura y el 20% de las emisiones de carbono. En comparación, los edificios utilizan el 39% de la energía y el 74% de toda la electricidad producida en los Estados Unidos.

Como parte de un programa federal para optimizar el uso de la energía, México inició un programa para dar seguimiento oficial al uso de energía y agua en los edificios, y aunque México ha desarrollado un sistema de auditoría ambiental que se enfoca principalmente a la industria en general, no cuenta con un sistema de certificación de prácticas “verdes” para ningún tipo de construcciones. La recolección de información necesaria es el primer paso para determinar cómo México puede aprovechar las oportunidades del entorno. En segundo lugar, hacer que se cumplan los estándares y reglamentos existentes a nivel federal, estatal y municipal fomentaría que la industria de la construcción tomara las acciones necesarias para su cumplimiento. En estas líneas, el Consejo Mexicano de Edificación Sustentable está capacitando a arquitectos, ingenieros, inspectores y desarrolladores de proyectos en los estándares LEED para la construcción de edificios comerciales y residenciales y buscando cómo estos estándares pueden ser aplicados a los reglamentos de construcción existentes.

La Universidad Iberoamericana y la Universidad Autónoma de Baja California ofrecen carreras relacionadas con el sector turismo, pero la UIA es la única en su tipo en ofrecer la carrera de arquitectura que se enfoca tanto al turismo y a la planeación para el uso sustentable de la tierra específicamente para comunidades de retiro y complejos turísticos. Con esta capacitación adicional, la siguiente generación de arquitectos e ingenieros que será responsable de la planeación urbana podrían estar en posibilidades de obtener nuevamente los éxitos de la rica arquitectura y planeación de México del pasado, mientras que se respetan los reglamentos y la normativa ambiental vigente.

Fuente