Entre los nuevos avances tecnológicos derivados de la automatización y el actual crecimiento de la población urbana, el tránsito de las ciudades se ha comenzando a reimaginar tanto en el campo de lo terrestre como en el de lo aéreo. Desde la progresiva transformación de los transportes públicos, buscando brindar servicios de movilidad más centrados en el usuario, hasta el replanteamiento de las condiciones reglamentarias y organizativas a nivel urbano, los avances tecnológicos se presentan hoy como una herramienta para ampliar las oportunidades del transporte en las ciudades de todo el mundo.

Como BIG evidenció, mediante la observación de los datos relacionados a la evolución del transporte se puede notar que cada 50 o 70 años, a lo largo de los últimos dos siglos, la incorporación de tecnologías innovadoras ha generado cambios radicales en el status quo. Desde barcos y trenes hasta automóviles y aviones, estos avances han cambiado la forma en que nos comunicamos, comerciamos y nos conectamos entre nosotros. Estas tendencias se pueden visualizar en los temas relacionados a la movilidad autónoma, en el que las nuevas tecnologías como el sistema VAL (Vehículo Automático Ligero) y los trenes sin conductor permiten el traslado de casi mil millones de pasajeros al año en Europa.

Hoy en día, el debate se centra en la posibilidad de incorporar nuevos sistemas como el Hyperloop en nuestras ciudades, con Virgin Hyperloop One e HyperloopTTT como los equipos líderes que buscan replantear los modos de transporte, los cambios serán radicales y nuestras ideas y asociaciones actuales sobre las ciudades, su geografía y sus recursos se modificarán notablemente. Al mismo tiempo, compañías como Uber y Volocopter se encuentran actualmente mirando hacia el cielo, buscando diseñar y desarrollar los primeros aeropuertos para taxis del mundo. Tratando de anticiparse al futuro de la movilidad, estas empresas creen que la “Tercera Dimensión” abrirá nuevas posibilidades para modificar el tránsito.

Si observamos las tendencias de ArchDaily en 2019, el interés en el transporte público creció un 206% interanual, y en la movilidad creció más de un 143%, lo que representa un aumento considerable con respecto a los medios de transporte privados. Los principales puntos de interés fueron los vehículos de conducción autónoma (+160% a/a) y los coches eléctricos (+177% a/a). Estos representan una pequeña porción de un movimiento mucho más grande. Ya sea repensando el uso compartido de bicicletas como una forma de transporte público, o impulsando nuevamente el proyecto para el “straddling bus” presentado en 2016, las ciudades y los diseñadores están reconsiderando la forma en que la gente se mueve hoy en día. Las empresas ya están dando vida a estos nuevos sistemas y tecnologías de transporte, y en los próximos años se redefinirá la movilidad, el transporte público y la circulación.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *