Un diseñador ruso nos propone vivir o trabajar sobre el agua de forma sencilla y elegante, ¡sobre una embarcación que se monta en dos días!

Viendo la capacidad y el interés por el mar, que cautiva amultitud de generaciones, uno se puede llegar a preguntar si el ser humano proviene del chimpancé o, por el contrario, proviene de algún animal acuático, claro que, alguien me podrá decir que no son incompatibles las dos opciones… en fin, sea como fuere nuestra llegada a la Existencia,lo que parece claro es que muchos nos sentimos atraídos por el suave balanceo de las olas.

Hasta tal punto nos embarga la felicidad cuando nos encontramos frente al mar, que dormir sobre él nos parece un regalo, eso, claro, debió pensar también Max Zhivov, diseñador ruso, responsable del más reciente modelo de casa flotante, un modelo basado (según él mismo cuenta en instagram) en la adaptabilidad de las piezas de LEGO y la versatilidad de los muebles de IKEA (casi nada).

El invento se llama “Modul GO”, y, aunque está aún en fase embrionaria, pinta muy bien y está siendo muy comentado por diferentes medios. Su principal idea, según el creador, es facilitar una solución económica para vivir en el agua, de esta forma, mediante distintas piezas prefabricadas, se pueden montar distintas casas flotantes según las necesidades y gustos del cliente.

Las dimensiones estándar de los yates serán de 9 x 4,5 metros y de 13 por 6,5 metros, es decir, 40,50 o 84,50 metros cuadrados, lo cual no está nada mal para realizar cualquier tarea… Con estas dimensiones te puedes plantear vivir en un apartamento flotante de dos habitaciones, crear un restaurante inusual, un establecimiento de venta de equipos submarinos o, por qué no, una base para hidroaviones (mi sueño).

Las estructuras están pensadas para ser ensambladas en tan sólo dos días, sin contar lo que tarden en llegar a tu puerto, claro, con la intervención de tan sólo cuatro operarios. Estas embarcaciones vendrán equipadas con motores eléctricos de última generación y paneles solares, los motores se elegirán según el modelo y las necesidades de cada cliente, para el ahorro eléctrico, contribuyendo de esta forma a la sostenibilidad.

Han desarrollado 10 tipos de módulos, con las dimensiones de 2,4 metros de ancho y 2,3 de alto, o de 2,4 metros por 3,5 metros de altura. Las secciones pueden tener ventanas de diferentes tipos y dimensiones, o pueden ser ciegas (paredes sin huecos), de istintos colores, incluso con escaleras exteriores incorporadas, eso sí, integrarán los paneles solares, de forma que el fácil montaje permitirá su conexión entre las distintas secciones.

Si tienes en mente algún tipo de negocio acuático, podrás utilizar las embarcaciones como barcas para reabastecimiento de combustible (debido a su fácil maniobrabilidad), como una variante de transporte ligero de mercancías y automóviles de pasajeros, puedes montar tu propia franquicia de cafeterías sobre agua, o, por qué no, dedicarte al alquilar las unidades como residencias vacacionales… ¡lo que te pida el cuerpo!

Zhivov, consciente que las tecnologías son ya parte del presente, está desarrollando una aplicación que ayudará a los clientes a personalizar ellos mismos su casa flotante, permitiéndoles que, mediante un teléfono inteligente, diseñen su embarcación al mismo tiempo que tengan la posibilidad de conocer sobre la marcha el coste.

Modul Go promete ser, en un corto espacio de tiempo, un elemento más de la vida marina, gracias a su diseño, sencillo y cautivador, unido a su gran versatilidad y al previsible bajo precio, dado que el diseñador estima que, si encuentra la inversión adecuada para que el proyecto fructifique, cada unidad tendrá un precio de mercado que ronde los 100.000 euros, bastante asequible en comparación con otras casas flotantes.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *