Eduardo Ramírez Leal, presidente de la Cámara Mexicana de la Construcción (CMIC), aclaró que la industria que representa no ha tenido inconvenientes graves a consecuencia del desabasto de gasolina que se registró en algunas entidades del país.

El líder constructor dijo que esta afectación mínima es debido a que la maquinaria de obra usa diésel, combustible que no presentó desabasto en comparación con la gasolina.

“En lo único que nos ha afectado es que el personal no llega a sus horas habituales, porque les faltan opciones para trasladarse a sus centros laborales”.

Pese a esto, no descartó la posibilidad de que, en caso de continuar el desabasto, en una semana se podrían iniciar una problemática grave, pues “en la ejecución de una obra, siempre hay almacenamiento de materiales para trabajar y que no se detenga la construcción, pero si el diésel lo tenemos que llevar en vehículos que requieran gasolina, no va a llegar”.

Respecto al monto que estimaron analistas como pérdidas económicas por la falta de combustible (20 mil millones de pesos quincenales), Ramírez Leal puntualizó que una décima parte de este monto corresponde a la construcción, pero esto lo confirmará la CMIC en próximos días.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *